Prótesis de pene, una solución para la erección, pero no para la falta de deseo

Son cilindros que contribuyen a un mejor coito en la práctica sexual

Son cilindros que contribuyen a un mejor coito en la práctica sexual

La ausencia de libido o deseo sexual no se puede revertir con soluciones mágicas o mecánicas. En este sentido, la prótesis de pene contribuye a tener una mejor erección de cara a un coito satisfactorio. Se trata de cilindros anatómicos confeccionados con silicona o bioflex. Este último material es biocompatible con el organismo humano. Su implantación se realiza dentro de los cuerpos cavernosos y aportan dureza al miembro viril.

En cerca del 10 por ciento de los casos de impotencia o disfunción eréctil, los hombres pueden hallar una solución por medio de las prótesis peneanas. La intervención para su colocación no dura más de una hora y bajo anestesia local o loco-regional. De no presentarse inconvenientes, luego de entre 12 y 48 horas de esta cirugía menor, el paciente puede volver a casa.

Dentro de las 3 semanas posteriores a la implantación de una prótesis de pene, como término máximo, el hombre está en condiciones de volver a mantener relaciones sexuales con penetración. Hay distintos tipos de estos cilindros, desde los más flexibles, a los hidráulicos con varios componentes. Siempre es mejor quitarse todas las dudas con el médico especialista.