Los pies, como zona erógena, pueden ampliar el universo de experiencias sensuales

0
Los pies como zona erótica

Los pies como zona erótica

Quizá una de las imágenes fetichistas más usuales es la de un infinito zapato de tacón enfundando un pie femenino. Aunque no sea ésta la única variante, cada vez más personas descubren en esta zona del cuerpo nuevas posibilidades de placer. Varias terminaciones nerviosas presentes en los pies, provocan intensos estremecimientos al ser estimuladas. Un sinfín de sensaciones que valen la pena ser indagadas.

Se puede ampliar la experiencia erótica incorporando los pies al mapa del amorLas posibilidades son tantas como indique la imaginación. Hay quienes prefieren un tipo de calzado en especial que despierte una cierta fantasía, o los pies descalzos, o con medias, limpios o sucios. Pueden ser objeto de caricias, de contemplación devota o de manipulación. Pueden ser la herramienta para acariciar, masajear o hasta masturbar a la pareja. Pueden dar y recibir.

Como toda parte del cuerpo humano, los pies tienen la capacidad de despertar sensaciones y de ser incorporados a la comunicación sexual. Un buen diálogo en la pareja y un cierto espíritu aventurero pueden abrir las puertas para ampliar los horizontes sensuales. Sólo se trata de atreverse y quizá, como protagonistas de una novela romántica, postrarse a los pies del ser amado.

También podría gustarte