El parto humanizado, el rechazo a la medicalización

El parto humanizado, el rechazo a la medicalización

El parto humanizado, el rechazo a la medicalización

El parto es un momento crucial, tanto para la vida del bebé como de la madre. Desde hace algunos años, muchas parejas se han unido al movimiento por un parto humanizado, que hace hincapié en el aspecto afectivo-emocional de las personas.

Se plantea la necesidad de promover al libertad de los padres de tomar decisiones sobre las condiciones o el lugar en el que se da a luz, dado que se trata de una de las situaciones más conmovedoras en la vida de cualquier persona. Rechazan el proceso de ?medicalización? que no tienen en cuenta las particularidades de cada caso.

En resumen, el parto humanizado busca reconocer que los padres y sus hijos son los verdaderos protagonistas, además de las necesidades de cada mujer o pareja al modo de traer su hijo al mundo, incluido el parto en sus casas, respetando la intimidad del entorno durante el alumbramiento. La madre, sostienen, debe poder elegir quienes estarán en ese momento y se debe evitar someter al niño a cualquier maniobra de resucitación o exámenes innecesarios.