El parto en el agua, una opción diferente para traer un hijo al mundo

0
Una opción diferente, parto en el agua

Una opción diferente, parto en el agua

Cuando llega el momento de salir del interior de su madre, el bebé abandona un medio acuático en el que se ha ido formando, para pasar a una ambiente seco, cuando se trata de un parto natural. Pero hay generaciones nuevas de padres que eligen que sus hijos nazcan en el agua, una práctica que comenzó a desarrollarse en 1803 en Francia, aunque fue en la década del 70 del siglo XX cuando comenzó a difundirse por el mundo.

El parto en el agua tiene grandes ventajas, como la relajación o la ayuda de la gravedad

La mujer al llegar la hora de dar a luz, tendrá preparada una tina de agua, en una temperatura que ronda los 37 grados centígrados. El calor líquido contribuye a una menor producción de adrenalina, con lo cuál habrá menos rigidez de la cerviz, responsable de una dilatación más lenta. Otra de las ventajas de este clase de alumbramiento es la reducción de la estimulación sensorial.

Está comprobado que el parto acuático contribuye a disminuir el dolor de la madre al parir, usando pocos analgésicos en el proceso. Asimismo, la fuerza de gravedad resulta de gran ayuda. Hay que destacar que la mujer ingresa en el agua cuando el nacimiento comienza a producirse, con una dilatación aproximada de 5 centímetros. Una opción para reflexionar sobre ella.

También podría gustarte