Remedios caseros para evitar los talones agrietados

Dile adiós a la resequedad

Los talones agrietados son antiestéticos para nosotras las mujeres, comúnmente se dan por ponerse zapato abierto como sandalias o caminar con los pies descalzos por mucho tiempo. Esto hace que la piel de los talones se endurezca, se reseque y con el paso del tiempo comience a agrietarse.

Una solución práctica y de prevención, es iniciar a usar zapatos cerrados y ponerse crema hidratante y refrescante para pies todos lo días. Por otro lado, si tus pies ya están resecos y tienes grietas en los talones puedes utilizar estos remedios caseros.

Piedra pómez y crema para los pies

Este remedio lo puedes hacer en dos momentos del día; antes de acostarte o a la hora de bañarte. Remoja tus pies en agua, de preferencia tibia, de 10 a 15 minutos, luego frota la piedra pómez sobre tus talones. La piedra ayudará a remover las células muertas de la piel, haciéndola más suave. Después enjuágate los pies y secalos. Ponte crema humectante o antihongos y así conservarás los pies suaves sin grietas. Si lo haces en la noche asegúrate de usar calcetines para mantener la crema en su lugar cuando te vayas a dormir.

Crema de aguacate y plátano

Aunque esto suene extraño, está crema es buenísima para hidratar los pies resecos o agrietados. Para hacer esta pasta sólo necesitas la mitad de un aguacate y un plátano pequeño, trituralos y revuelve bien. Unta esta crema como si fuera una mascarilla para tus talones y envuelve los pies en plástico, ya sea de cocina o en una bolsa, durante unos 20 o 25 minutos para que se concentre el calor y la crema hidrate, remuevelo con agua fría.

Aceite de Coco

Este aceite así como muchos otros de origen vegetal son casi milagrosas. El aceite de coco es un super hidratante y ayuda a eliminar las celulas muertas. Además de eso, este aceite ayuda a fortalecer los tejidos de la piel. Puedes darte un delicioso masaje todas las noches y ponerte un par de calcetas para dejarlo actuar mientras duermes.

Puré de papaya

Solo basta con machacar un un pedazito de papaya para que vuelvas a tener los pies cual bebé. Es un remedio muy barato, muy fácil de conseguir y es efectivo. La papaya es un exfoliante natural y sirve para sanar la piel por ser un buen cicatrizante y renovarla.