Manchas de acné: atácalas con remedios caseros

No sufras más, toma acción y luce un rostro perfecto

 

El acné de la piel puede aparecer por diferentes causas y en diferentes zonas del cuerpo. La adolescencia y los cambios hormonales también se manifiestan en granos con pus que afectan el autoestima de quien lo padece. Muchas ocasiones la piel queda marcada con manchas de acné.

Las manchas de acné pueden eliminarse con productos cosméticos y remedios caseros, sin embargo, los poros abiertos que dejan como secuelas son muy difíciles de eliminar.

Aquí algunos tips para eliminar las manchas de acné con remedios caseros.

  • Debes exfoliar tu piel una vez a la semana. Este proceso reducirá notablemente la apariencia de los defectos en la piel, incluidas las cicatrices, ayudando a que estas pasen desapercibidas. Coloca una cucharada de azúcar en la crema hidratante que siempre utilizas, aplícala suavemente con movimientos circulares y luego enjuaga la zona con agua fría.

 

  • Zumo de limón. Este cítrico cuenta con importantes propiedades aclarantes para la piel, por eso es uno de los remedios caseros para las manchas de la cara. Exprime medio limón, empapa un algodón en el zumo y aplícalo presionando suavemente sobre las manchas de acné por la noche para no exponerte a los rayos del sol que pueden agravar el problema.

 

  • Aloe vera. Las propiedades regenerativas e hidratantes del aloe vera son maravillosas para la piel. Corta un trozo de esta planta carnosa y retirar la pulpa de su interior, luego aplícala en la zona a tratar a modo de gel y mantenla ahí durante 20 minutos para al final retirarla con agua tibia.

 

  • Aceite de oliva. El aceite de oliva es una opción natural, eficaz y económica para este caso, ayudando a hidratar la piel y reducir la presencia de cicatrices. Moja un algodón en aceite y aplícalo sobre la zona afectada.

Solo recuerda que los cambios no son inmediatos y que este tipo de tratamientos caseros debes aplicarlos una vez a la semana por lo menos para ir obteniendo resultados

También considera que no todas las pieles son iguales, las hay sensibles, grasas y resecas y cada una tendrá una reacción distinta.