¿Mal aliento? La razón y el remedio

Además de provocar inseguridad, vergüenza y otros efectos psicológicos, es sin duda un foco rojo

La halitosis o el mal aliento es un término médico que se refiere al olor desagradable en el aire exhalado por la boca o por la nariz.

Además de provocar inseguridad, vergüenza y otros efectos psicológicos, es sin duda un foco rojo.

Las razones:

  • Factores externos. Alimentos tales como cebolla y ajo, bebidas como el café y alcohol y, por supuesto, fumar.
  • Mala higiene bucal. Donde la placa y los residuos de alimentos quedan en los dientes.
  • Enfermedad bucal. Gingivitis y enfermedad periodontal (una patología que afecta a los tejidos que soportan a los dientes).
  • Amígdalas. Las áreas crípticas (surcos) en las amígdalas pueden permitir que los residuos de comida queden alojados en esta área.
  • Infecciones del tracto respiratorio. Infecciones de garganta, senos paranasales y de pulmón.
  • Enfermedades sistémicas.  La diabetes, enfermedades hepáticas, renales, pulmonares y de los senos paranasales, así como desórdenes gastrointestinales.
  • Y una más. Investigadores de Healthspan descubrieron que todos estos síntomas podrían ser ocasionados por una falta de vitaminas y minerales.

Los remedios:

  • Comer cada cuatro horas. De modo que logres mantener activo el metabolismo basal y de esta forma evitar el depósito de grasa.
  • Evitar el café, el alcohol y el tabaco (¡ya bájale!).
  • Beber un litro y medio de agua al día. Mente sana en cuerpo sano.
  • Cepillarse los dientes tras cada comida (y usar hilo dental). Además este hábito ha resultado ser mucho más efectivo que la utilización regular de enjuague bucal.
  • El mal hábito. Evitar respirar por la boca.

Paso número uno, los remedios naturales:

  1. Perejil. Además, trata y controla la hipertensión.
  2. Té verde. Que además es rico en atioxidantes.
  3. Verduras verdes, carne roja y grasas saludables como el aguacate para así ayudar a reducir el riesgo de tener mal aliento y algunos otros síntomas relacionados.
  4. El kiwi. Evita también la anemia.
  5. El arándano. Por si fuera poco, previene problemas de los riñones.