Historias de amor: La importancia de ser humildes con los demás

Refrigerador

Juan trabajaba en una planta distribuidora de carne. Un día, terminando su horario de trabajo, fue a uno de los refrigeradores para inspeccionar algo; en ese momento se cerró la puerta, se bajó el seguro y quedó atrapado dentro.

Aunque golpeó la puerta fuertemente y comenzó a gritar, nadie pudo escucharlo.

La mayoría de los trabajadores habían partido a sus casas, y fuera del refrigerador era imposible escuchar lo que ocurría dentro.

Cinco horas después, y al borde de la muerte, alguien abrió la puerta. Era el guardia de seguridad que entró y lo rescató.

Juan le preguntó como se le ocurrió abrir esa puerta si no era parte de su rutina de trabajo, y él le explicó:

“Llevo trabajando en esta empresa 35 años; cientos de trabajadores entran a la planta cada día, pero tú eres el único que me saluda en la mañana y se despide de mí en las tardes. El resto de los trabajadores me tratan como si fuera invisible.

Hoy, como todos los días, me dijiste tu simple “Hola” a la entrada, pero nunca escuché el “Hasta mañana”.

Espero por ese “Hola” y ese “Hasta mañana” todos los días. Para ti yo soy alguien, y eso me levanta el ánimo cada día. Cuando no oí tu despedida, supe que algo te había pasado… Te busqué y ¡te encontré!”

Reflexión: Se humilde y ama a tu prójimo, todos somos importantes.

 

También podría gustarte