Esmalte de uñas en aerosol, ¿sí o no?

La respuesta es: depende. Si estás buscando un método a prueba de fallas, pruébalo. Pero toma su tiempo.

Probablemente la ventaja número uno del esmalte de uñas en aerosol es que no necesitas ningún tipo de práctica, aquí tu “pulso de maraquero” no causará estragos.

Agita, aplica, lava, y luce. Ese es prácticamente el proceso de un manicure perfecto. Sí, el esmalte secará mucho más rápido que uno regular y la técnica es ideal para esos momentos en que tus uñas son un auténtico desastre y no te da tiempo de organizar todo tu kit. Sin embargo, hay algunos tips que no puedes dejar pasar:

  1. No te olvides de aplicar una base protectora en tus uñas previo al aerosol.
  2. Agita bien el esmalte, de lo contrario, el tono lucirá desaliñado y poco uniforme.
  3. Mantén una distancia de por lo menos 10 centímetros entre el aerosol y tu uña. No querrás un desastre.
  4. No te olvides de aplicar un top coat al finalizar el color.
  5. Lava muy bien tus manos tras el proceso. Ten cuidado con lastimar tu cutícula con el afán de eliminar todo residuo. Con calma.

Nailsinc, la marca pionera en la creación de esmaltes en aerosol, ha creado hasta el momento solo dos colores, el Shoreditch Lane y el Hoxton Market. Un tono metalizado y un vibrante rosa, respectivamente, que harán que tus uñas estés perfectas. Entre 200 y 300 pesos serán suficientes para adquirir esta revolución en esmalte de uñas. Las spray nails cumplen con todo lo que siempre le hemos pedido de un buen manicure: un acabado perfecto y un secado veloz.

Si eres de las que todo el tiempo sufre pintándose la piel antes que las uñas, esta podría ser una gran opción. Aprende el proceso en solo tres pasos: Aplicas una capa transparente como base protectora, rocías el aerosol sobre tus uñas en un movimiento rápido y terminas con un top coat para sellar.

Revisa tutoriales y lo harás bien desde la primera. No corras, a pesar de ser un método más rápido que el regular, apresurarte demasiado podría arruinar el acabado.