¿En qué consiste la dieta mediterránea?

Dieta mediterránea

La dieta mediterránea es una forma de alimentación saludable por aportar grandes beneficios a través del consumo de legumbres, frutas y verduras, guisantes, aceite de oliva, nueces y pescados, es decir,  alimentos frescos; así como por el regulamiento en el consumo de carnes rojas y grasas saturadas consumiéndose entre dos y tres veces al mes.

Seguir la dieta mediterránea consiste también en el consumo de vino con moderación. El objetivo es llevar una alimentación rica en alimentos frescos y evitar los alimentos procesados, reducir el consumo de las carnes rojas y grasas monoinsaturadas.

Entre los alimentos que destacan en esta dieta, es el consumo de aceite de oliva, por ser rico en vitamina E, contener antioxidantes, reducir niveles de colesterol y fortalecer el sistema inmunológico.

Además hay ciertos alimentos básicos que la integran y se clasifican de acuerdo a su consumo diario, semanal y los que se deben consumir sólo ocasionalmente.

Alimentos del grupo de los cereales como la pasta, pan y arroz, frutas y verduras, leche, aceite de oliva, aderezos como el ajo y la cebolla cruda y una copa de vino deben ser de consumo diario.

La carne magra, pescado, huevos, legumbres patatas deben consumirse entre dos y tres veces por semana.

Los alimentos que deben reducirse  en la dieta mediterránea y consumirse muy ocasionalmente son los pasteles, caramelos, azucares, zumos de fruta y refrescos.

También podría gustarte