Cuidados de la piel

Sigue estos 6 cuidados de la piel y notarás los resultados.

La piel es uno de los órganos más sensibles de nuestro cuerpo y también uno de los más visibles. Tu piel necesita cuidados y atención especial para que luzca joven, limpia, suave, tersa y con un aspecto joven.

Los cuidados de la piel que te serán muy útiles, son:

1. Limpieza

La contaminación del aire también afecta tu piel. Un cuidado que no debes olvidar es la limpieza. Limpia tu rostro con una crema suave y líquida que se adapte a tu tipo de piel. La mejor forma de realizar este cuidado de la piel, es limpiar el rostro con una crema es utilizando un algodón, pues tus manos también pueden estar sucias.

2. Tonificación

Posterior a la limpieza, aplica un astringente o tonificador para cerrar los poros de tu piel. La tonificación además, restablece el equilibrio del PH de tu piel y dependiendo de tu tipo de piel, puede hacer que segregues más o menos oleosidad. Si tu tipo de piel es graso, es preferible que utilices un producto conocido como hamamelis para darle un efecto de secado.

3. Humectación

Después sigue la humectación, un cuidado de la piel tan importante como el anterior. La humectación ayuda a que tu piel luzca más joven y saludable, además, protege tu piel de los rayos solares. Incluso si tienes un tipo de piel graso, la humectación es importante, sólo asegúrate de usar el producto indicado para ti. Puedes potencializar la humectación de tu piel si realizas esta actividad por la mañana y por la noche.

4. Exfoliación

La exfoliación es un cuidado de la piel que tiene múltiples beneficios, pues remueve la acumulación de células muertas que provocan erupciones en tu piel. Luego de la exfoliación, tu piel quedará mucho más suave y absorberá mejor las propiedades de cualquier producto de belleza que le apliques y quedará más uniforme. Algo muy importante es no abusar de la exfoliación: no utilices productos muy fuertes ni la realices con frecuencia. Tu piel es muy sensible y delicada, sobre todo la de tu rostro, así que cuídala.

5. Vahos

Házte vahos una vez por semana. El mayor beneficio de este cuidado de la piel es que la limpia y suaviza. Para un vaho, pon agua a hervir. Cuando el vapor ya no esté tan caliente que pueda quemar tu piel, coloca una toalla sobre tu rostro y pon tu cara al vapor. Deja que el vaho actúa en tu piel por 5 o 10 minutos.

6. Revitalización

Otro cuidado de la piel que no debes olvidar es la revitalización. Si tipo de piel es graso, es preferible que uses mascarillas de arcilla. SI tu piel es seca o sensible, las de gel o cremas hidratantes serán efectivas. Si tu cutis es mixto, las mascarillas de barro solamente en la zona T son excelentes. Para aprovechar los efectos de la revitalización sobre tu piel, remoja dos rozos de algodón en agua de rosas y déjalos reposar en tus párpados mientras descansas.