Cosas que no sabías sobre ser tía

Tía y sobrina

Ser tía es algo realmente maravilloso que probablemente no podrás entender hasta que te conviertas en una. Sin embargo, si eres tú la sobrina, podrás entender con el siguiente artículo algunas cosas que tu tía, a quien también ves como una amiga, enfrenta y tal vez no te las dice.

Pero no te preocupes, te aseguramos que son solamente cosas buenas.

Las ansias que tiene de saber que verá a su sobrina: Porque si por ella fuera, te vería todos los días para llenarte de besos, dulces y abrazos.

Desarrolla un instinto protector: Puede que en algunas ocasiones no sea tan fuerte como el que desarrollan los padres, pero de igual manera una tía es de las pocas personas que hará todo lo posible para que estés bien.

Se convierte en una niña cuando juega contigo: En cada ocasión que pidas que juegue contigo, te dirá con todo el gusto que sí. Incluso puede ella disfrutar más el juego que la sobrina.

Querrá comprar siempre cada juguete y ropa que vea: Hay algunas tías, que siempre que visitan a sus sobrinos llegan con algún detalle, desde un peluche pequeño, hasta la colección de ropa primavera-verano.

La relación con sus hermanos se ha hecho más fuerte: Porque sabe que es gracias a ellos que tiene la oportunidad de conocer otro lado del amor, está muy agradecida y sorprendida del rol de padres que ahora han tomado.

Su casa tiene huellas de los sobrinos: Cada vez que ibas a casa de tu tía, era raro que te dijera que no a alguna cosa. Es por eso, que abusaste de su cariño y rayaste paredes, dejaste dibujos en sus cajones y no dejabas de saltar en su cama.

También podría gustarte