Consejos para elegir un lubricante vaginal

Uso de lubricantes vaginales

Problemas físicos, emocionales, y disfunciones sexuales, como la falta de lubricación o sequedad vaginal, pueden ser solucionadas con lubricantes vaginales.

Los expertos recomiendan el uso de estos productos íntimos al tener relaciones sexuales con condón, para disfrutar mejor los juegos sexuales y al llegar a la menopausia. Hay varios tipos de lubricantes vaginales, así que debes elegir uno que se adapte a tus necesidades.

Sigue esta guía de consejos de aplicación y uso para evitar infecciones:

  • Recuerda que la saliva no es un lubricante.
  • Prefiere los lubricantes vaginales que están hechos a base de agua, pues así evitarás infecciones.
  • ¿Lo prefieres en crema, gel, líquido o supositorios? Evalúa qué presentación es la indicada para ti.
  • Utiliza un par de gotas de lubricante en el clítoris y la vulva.
  • Aplica un poco en la punta del pene sobre el condón antes de tener relaciones sexuales.
  • Utiliza poco producto, pues el usar demasiado es contraproducente y propiciar que el preservativo se salga o que la vagina se irrite.
  • Si acostumbras a tener sexo anal, ten un lubricante para la vagina y otro para el ano. Este último tiene una consistencia más sólida que facilita específicamente estas relaciones sexuales.
  • Nunca pruebes lubricantes vaginales caseros.
  • Guarda el envase de este producto en un lugar seguro, fresco y seco, y no olvides estar pendiente de la fecha de caducidad.

La Organización Mundial de la Salud, recomendó retirar todos los lubricantes con Nonoxinol-9, un detergente para eliminar algunos tipos de virus y espermatozoides, por presentar riesgo de irritaciones en la piel. Si encuentras alguno por allí, evítalo.