¿Cómo ser más amable y alegrarle el día a las personas?

Smile

Hay días en los que te levantas con el pie izquierdo, días en los que mucho antes de salir de casa, tienes el presentimiento de que no será un buen día. No te predispongas. Claro que puede ser un gran día si atraes con tu mente que eso suceda.

Para empezar, sería amable que al subirte al transporte público digas “Buenos días“, parece simple, pero a veces te sorprendería lo que logra pronunciar esas palabras con una sonrisa en la cara. La buena vibra puede transmitirse desde un simple saludo.

También puedes ceder tu asiento a las personas que lo necesitan. No importa si estás cansada o de mal humor, realizar una buena acción le va bien a tu corazón.

¿Alguna vez has visto a alguien llorar solo en la calle? ¡Acércate!, no para consolarlo o abrazarlo, sino simplemente para ofrecerle un poco de papel, que seque sus lágrimas en un pañuelo ofrecido por un extraño. Tal vez con eso le baste para sentirse mejor.

Las personas de la tercera edad tienden a hacer plática de todo y con todos. No seas indiferente, tal vez tiene una historia graciosa o romántica por contar.

¿Te imaginas el fastidio que puede sentir aquél que trabaja siendo la botarga del Doctor Simi?, qué te parece si la próxima vez que veas esa o cualquier otra botarga, te acercas y le ofreces un abrazo.

Con acciones que parezcan pequeñas e invisibles, podemos mejorar el día los demás y sobre todo, a nosotros mismos.