Como percibe el mundo el bebé dentro de su madre

Ultrasonido

Ultrasonido

Comenzamos a relacionarnos con el mundo desde el interior de nuestra madre, y a través de ella sentimos diferentes sensaciones y nos vamos moviendo de manera instintiva. El bebé que una mujer lleva en su vientre puede percibir la luz, escuchar los sonidos que tiene cerca y empieza a poner en juego algo fundamental para su transito por la niñez: el juego.

Efectivamente, juega con su cordón umbilical, el lazo estrecho con su madre, utiliza el tacto para conocer ese ?habitación primera? en la que está alojado y, en definitiva, explora el universo que se abre ante él o ella. Incluso es capaza de expeler burbujas por la nariz y por la boca.

Si alguien lo llama desde afuera de las paredes maternas, puede girar la cabeza buscando el origen del sonido. Lo mismo ocurre con la música. Si la melodía es suave, busca acercarse, pero si se trata de un ruido fuerte, puede alejarse. En cuanto a las voces, consigue percibir con mayor facilidad las graves que las agudas.

Pero la comunicación más estrecha y fluida la mantiene con su mamá, cuya voz reconoce por sobre las demás, además de percibir los latidos de su corazón y el ritmo de la respiración. Para el bebé, el mundo se traduce por medio del sonido y el movimiento.