¿Cómo ayudarle a mi hijo a quitar los dientes de leche que ya están flojos?

Dientes de leche.

 

 

Cuando los niños están mudando de dientes es una de las etapas más incomoda e incluso dolorosa para ellos. Generalmente, estos se deben caer solos ya que la presión del nuevo incisivo es la que se encarga de que se caiga, sin embargo, existen situaciones donde se necesita la ayuda profesional. A continuación te decimos algunos aspectos que debes de tomar en cuenta cuando tu hijo empieza a mudar de dientes.

1. Es importante recalcar que una vez que los dientes de leche se aflojan,  pueden pasar varias semanas para que se caiga. Es por ese motivo que se tiene que tener paciencia y no precipitarse e intentar removerlo antes de tiempo, ya que dejará una herida y el pequeño tendrá dolores.

2. Usualmente los niños tienden a moverse el diente cuando está flojo, esto  puede resultar positivo ya que aceleran su caída, sin embargo, se tiene que realizar con la lengua y no con los dedos, sobre todo si están sucios.

3. Cuando el diente está muy flojo este se caerá por sí solo, puede ocurrir cuando el niño come o con solo empujarlo con la lengua. Pero si está a punto y no se le cae, es necesario que los padres ayuden.

4. La forma adecuada de extraerlo de forma segura es utilizando un pedazo de gasa o un pañuelo limpio. Se toma el diente y se tira con firmeza para evitar dolores. En cambio si no está muy flojo se tiene que esperar un poco más, de esta forma se evitará sangrados y dolores.

5. Anteriormente, se extraían los dientes con una cuerda pero esta no es la forma adecuada ya que el diente puede estar anclado ocasionando daños en la encía y temor en el pequeño.

6. Tras retirar el diente de leche es común que se produzca una pequeña hemorragia, para detenerla se tiene que colocar un trozo limpio de gasa en la encía y morderla, de esta forma ayuda a su cicatrización.

También podría gustarte