Carta a una amiga que ya es mamá

Chica embarazada

Ahora que tu amiga se enfrenta a la situación de ser mamá, puede que no encuentres las palabras adecuadas para darle ánimos, es por eso, que aquí te damos un ejemplo sobre como seguir apoyando a tu amiga y hacerle saber que siempre se puede.

“No pasa nada. Debes entender que tu vida no se acaba, que hay miles de cosas por seguir haciendo…que todavía tienes vida.

Tus planes no se han frustrado, no se han estancado y mucho menos se han olvidado. Solamente han sufrido un cambio, tal vez tengas que postergarlos, o tal vez tengas que verte ahora haciendo esas cosas mientras crías a un bebé…a tu bebé.

No estás sola, lo sabes, ¿cierto?, me tienes a mí, para ayudarte a cuidar al bebé, para que yo lo cargue mientras ambos te vemos haciendo lo que te gusta, seré yo quien cargue la pañalera mientras tú sacas tu cámara y sigues ejerciendo tu pasión de fotógrafa. Seremos tu bebé y yo quienes te echemos porras mientras no te das por vencida.

Porque sé que puedes, me lo has dicho y me lo has demostrado, podrás sacar la carrera o buscar un trabajo mientras le enseñas las vocales a tu hijo. El hecho de ser mamá, no significa que dejes a un lado la mujer, la amiga, la hermana que eres, yo estoy aquí para recordarte eso y mucho más.

Verás que todo irá bien, no te puedo mentir, las cosas serán difíciles en más de una ocasión, pero cuando pienses que no puedes, quiero que veas a ese bebé, a ese niño que en unos meses te dirá mamá, quiero que veas que él será tu mayor motivo de hacer las cosas, de buscar lo mejor para los dos, porque también quiero que entiendas que para que tu bebé esté bien, tú debes de estar bien.

Porque este es un camino que no pensaste cruzar, voy a estar contigo, para escuchar tus quejas, entender tus miedos y sobre todo, estaré contigo para caminar de la mano, para que nunca olvides que las cosas pasan por algo y que esto no es el fin, sino un nuevo comienzo.

También podría gustarte