5 trucos para deshacerte de las malas energías

0
energia positiva

Ya sea que creas en el poder de la energía o no, la realidad es que ésta fluye en todo lo que existe en el planeta, y nuestra propia energía y la de los demás puede llegar a influir en gran medida en la manera en la que percibimos el mundo y nuestra propia vida. Así que si de pronto nos sentimos cansados, desanimados, agobiados, negativos y sin motivación, puede deberse a que tenemos una especie de bloqueo energético y a que nuestra energía no está fluyendo de la forma adecuada. Pero no te preocupes, si esto te está sucediendo no significa que haya algo malo contigo, tal vez sólo se trata de que cambies ciertos pensamientos, hábitos o actitudes y que te enfoques en lo bueno de la vida.

A continuación te presentamos 5 trucos infalibles para deshacerte de las malas energías:

1. Rodéate de amor

Con este amor no nos referimos necesariamente al amor de pareja, puede ser el amor familiar, el amor a tus amigos, a la naturaleza, a la humanidad o a ti misma. El amor es una energía muy poderosa que alejará todo lo malo de tu vida.

2. Respira

Aunque aveces no nos damos cuenta, nuestra respiración tiene un enorme poder sobre nuestro estado emocional y con la manera en la que nos conectamos energéticamente con el mundo. Así que la próxima vez que estés ante un momento de tensión sólo respira profundo y exhala toda la energía negativa.

3. Protégete

Tú eres el único que decide el tipo de energía que habita en ti, a través de tus pensamientos y emociones. Así que si te quieres llenar de energía positiva, bastará con que te llenes de pensamientos positivos y conectes más con tu verdadera esencia.

4. Rodéate de vida

Así como existen algunos objetos que pueden almacenar energía negativa, también hay otros que la repelen y atraen la positiva. Rodéate de plantas, naturaleza, obras de arte, ventanas por las que entre el sol y cosas con tus colores favoritos.

5. Reconoce de dónde vienen las emociones

Aprende a reconocer qué sentimientos te pertenecen y cuáles vienen del exterior. Hay emociones y sentimientos que no te pertenecen y que sólo estás experimentando por algún condicionamiento social, y en ese caso es mejor dejarlos ir.

También podría gustarte