5 razones para amar tu soltería

solteria

No todas las mujeres nacieron para estar en pareja, ni todas lo desean, hay muchas mujeres que disfrutan de su soltería y así son plenas. Aunque es complicado ser soltera en una sociedad que todo el tiempo envía mensajes de que debemos estar en pareja, ser soltera tiene muchas ventajas y algunas de las más importantes es que aprendes a conocerte mejor a ti misma, a saber lo que necesitas y lo que no, a ser tu mejor compañía y a ser independiente.

Top 10: Frases que te ayudarán a valorar tu soltería

A continuación te decimos 5 razones por las que debes amar tu soltería:

1. No necesitas a otra persona para ser feliz

Es común que cuando tenemos una pareja se genere cierta dependencia hacia esa persona y de alguna manera lleguemos a necesitarla. Sin embargo, cuando esta dependencia se hace demasiado grande y esa persona se vuelve una necesidad para nuestra felicidad, esto se convierte en un problema. No hay nada mejor que tu felicidad recaiga en ti misma y no en otra persona.

2. Aprendes a conocerte a ti misma

Cuando estamos en pareja muchas veces nos centramos en el otro, en sus defectos, en lo que hace mal, en sus errores, en lo que hace bien, en lo que esa persona quiere y necesita, etc. Pero pocas veces volteamos a vernos a nosotros mismos y es cuando no tenemos pareja, o después de una ruptura, cuando aprendemos a conocernos y a saber lo que necesitamos, lo que queremos en la vida, y lo que no. Y no hay mayor descubrimiento que ése.

3. Descubres lo que quieres

Cuando estás soltera aprendes a detectar mejor tus gustos y preferencias, a saber qué es lo que necesitas y hacia dónde te diriges, sin necesidad de complacer a alguien.

4. Te vuelves independiente

Haces lo que quieres en el momento en que lo deseas, ya no esperas a que la otra persona acepte algo o esté de acuerdo con ello, para hacerlo. Eres una persona que ama su libertad y no necesita a nadie para ser feliz y para alcanzar sus metas.

5. Te conviertes en tu mejor compañía

Cuando estás solera aprendes a dejar de juzgarte y a aceptarte tal cual eres. Comprendes que nadie va a complacer tus necesidades y te va a entender mejor que tú, y comienzas a actuar para conseguir lo que deseas, en lugar de esperar a que la otra persona te lo dé.

También podría gustarte