5 datos curiosos sobre el himen y la virginidad que posiblemente no conocías

virginidad

El himen y la virginidad aún continúan siendo un tabú social; así como un misterio para muchos, por los que son conceptos que se han llenado de mitos que giran alrededor de ellos. Sin embargo, de manera abierta o íntima son temas de los que siempre se habla y a los que ciertas culturas y religiones les dan un gran importancia, pero ¿qué tanto sabes tú del himen y la virginidad realmente? ¿qué es verdad y qué es mentira respecto a estos temas?

A continuación te presentamos algunos datos curiosos sobre el himen y la masturbación que probablemente no conocías:

1. Es un constructo social

Este concepto no tiene ninguna base científica, ni existe como tal  para el mundo de la medicina. Es fruto de una construcción social, basada en normas sociales, religiosas y morales.

2. ¿Se puede seguir siendo virgen aún cuando ya se tuvieron relaciones sexuales?

Algunas personas transfieren el término virginidad a la idea de la ruptura del himen, afirmando que una vez que éste se rompe ya no se es virgen. Sin embargo, esta idea resulta equivocada, ya que el himen puede romperse a causa de otros motivos, como el uso de tampones, andar a caballo o en bici. Por lo que este término más bien se referiría a la iniciación sexual de una mujer.

3. La virginidad culturalmente hablando

En varias culturas antiguas, después del matrimonio y de la primera noche de intimidad, los recién casados debían mostrarles a sus familiares la sangre que había quedado en las sábanas de su cama para demostrar que la mujer era virgen y que la unión se había consumado.

4.¿Qué es famoso himen y cómo funciona?

Muchas mujeres tienen la creencia de que el himen es una especie de “pared” o “barrera” sin aberturas. Sin embargo, en realidad se trata una membrana muy delgada que posee varios agujeros, que permiten pasar el flujo menstrual.

5.¿Por qué algunas mujeres sangran durante su primera relación sexual?

No todas las mujeres sangran durante su primera vez. De hecho es más común que las mujeres no experimenten ningún tipo de sangrado. Sin embargo, éste puede producirse si la vagina no ha tenido tiempo de lubricarse o si los movimientos son muy rápidos o bruscos.

También podría gustarte