5 cosas que ocurren en tu cuerpo cuando te enamoras

enamoramiento

Enamorarse no sólo es una sensación, sino un proceso demasiado complejo en el que intervienen muchas zonas de nuestro cuerpo. Desde tu cerebro que comenzará a liberar una mayor cantidad de dopamina, hasta tu corazón, que latirá más fuerte cuando esa personas especial esté cerca de ti. Durante el proceso de enamoramiento todo suele ser miel sobre hojuelas y maravilloso, ya que las sustancias que el organismo libera ocasionan que veamos a la persona amada como alguien perfecto que nos hace inmensamente felices, pero ¿qué otras cosas ocurren en nuestro cuerpo cuando estamos enamorados?

1. Aumentará tu ansiedad

Los niveles de serotonina descenderán en tu cerebro, por lo que será casi inevitable que entres en un estado de ansiedad casi inevitable, el cual a la vez puede causarte cierto desconcierto, según explica Donatella Marazziti, profesora de Psiquiatría y directora del Laboratorio de Psicofarmacología de la Universidad de Pisa. Es por eso que al principio de una relación puedes sentirte un tanto obsesiva.

2. Sentirás que te vuelves adicta a él

Tu cerebro liberará dopamina cada vez que reciba una muestra de afecto de su parte, por lo que con el enamoramiento se generará un factor de recompensa, que influirá en que se convierta en una especie de adicción querer estar con él.

3. Soñarás con él día y noche

Esta etapa pertenece a un proceso llamado atracción, en el cual andarás por todos lados suspirando por él, día y noche, hará que pierdas el apetito, y que sueñes tanto despierta como dormida con esa persona.

4. No podrás separarte de él ni un instante

Comenzarás a sentir apego hacia la otra persona, y aunque la fase de tracción seguramente continuará, no sentirás lo mismo que antes, al contrario necesitarás de una estabilidad emocional que te permita vivir con cierto equilibrio emocional.

5. Entrarás en un estado de lujuria constante

Inevitablemente sentirás un gran deseo sexual hacia tu pareja en los primeros meses de relación, de acuerdo con el investigador en comportamiento humano Helen Fisher.

También podría gustarte