5 acciones para cerrar ciclos en el 2016 y comenzar bien el 2017

2017

El fin de año, representa también un nuevo comienzo y la oportunidad de aprender de los “errores” y fracasos que cometimos este año, para no repetirlos y convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos el año siguiente. Es por eso, que uno de los aspectos más significativos de esta temporada es saber cerrar ciclos con todo aquello que queremos dejar en el pasado, para darle paso a nuevas oportunidades y comenzar de nuevo, como si se tratara del primer día de nuestras vidas.

A continuación te decimos 5 acciones para cerrar bien el 2016 y comenzar el 2017 con el pie derecho:

  • No trasladar el pasado al siguiente año

Debes comprender que lo que ocurrió en el 2016 ya no se puede modificar y forma parte de tu pasado, pero sí se puede trascender, para que tu presente y tu futuro sean diferentes. La vida te da la oportunidad de un nuevo comienzo y de hacer las cosas distintas este año, no cargues con páginas anteriores.

  • Haz una limpieza de tus emociones

Este fin de año no sólo es importante que limpies tu casa, para liberarla de la energía negativa, sino también tu interior. Deshecha todas emociones que ya no te sirven y sólo te dañan, como el miedo, el odio, el rencor y el resentimiento. Es momento de perdonar todas esas emociones negativas que estás cargando y soltarlas.

  • Cierra ciclos

Cierra ciclos con todo aquello que ya no te hace feliz y no te permite avanzar. Si no has podido soltar algo, lo primero que debes identificar es que tienes una comunicación incompleta con alguien y debes cerrarla, para hacerlo, debes sentir la emoción, identificar de qué se trata, ponerle un nombre o etiqueta, pensarla, verbalizarla y soltarla.

  • Identifica tus sueños y traza un camino para llegar a ellos

Si hay un sueño que quieras realizar y el año pasado aún no lo pudiste alcanzar, este año es el mejor momento para que lo logres. Identifica cuál es tu sueño y las acciones que necesitas realizar para llevarlo a cabo. Recuerda que la diferencia entre un deseo y un sueño, es que por el segundo trabajas y te esfuerzas para que suceda, mientras que el primero sólo anhelas que ocurra.

  • Haz un recuento de logros y fracasos

Haz un recuento de los logros y fracasos del año que termina, y siéntete más orgullosa de los segundos que de los primero, porque fue de ellos de los que más aprendiste y los que más te han hecho crecer como persona. Recuerda que si aprendiste algo de una experiencia no fue una pérdida de tiempo ni un error, sino crecimiento.

También podría gustarte