3 señales de que tu trabajo está absorbiendo tu vida

adicta al trabajo

De un tiempo para acá lo único que te pasa por la mente son todos los pendientes laborales que tienes, la presentación que tendrás el próximo lunes, los avances del proyecto o los reportes que tu jefe te había pedido para ayer. Tu vida personal ha dejado de importar, tu familia, amigos y hasta tu salud han pasado a segundo término, lo único que te importa es que tu jefe esté contento con tu desempeño y conseguir pronto el aumento que tanto deseas, lo cual no está mal, si lo estás haciendo por conseguir algo que quieres, pero si esto se vuelve una obsesión, tal vez tengas problemas.

Te decimos 3 señales de que tu trabajo está absorbiendo tu vida:

1. No te dedicas tiempo a ti misma

Has descuidado mucho tu cuerpo últimamente, a consecuencia de tu excesiva carga de trabajo, no comes cuando necesitas comer, sino cuando tienes tiempo, y lo que puedes comer ¿Cuándo fue la última vez que fuiste al gimnasio? o ¿que dormiste bien? o ¿la última vez que te diste el tiempo de ver una película o de asistir a un spa con amigas? Tu obsesión laboral está ocasionando que te descuides a ti misma, y debes poner solución a eso pronto, de lo contrario tu cuerpo te pasará la factura.

2. No le dedicas tiempo a tus seres queridos

Tus relaciones personales también se han visto dañadas a consecuencia de tus pendientes laborales. Tu familia te dice que nunca estás en casa, tus amigos se quejan de que nunca tienes tiempo para salir y tu pareja está a punto de terminarte, porque nunca te ve y cuando lo hace no sueltas el celular, porque todo el tiempo estás contestando llamadas del trabajo. Es momento de que pongas un límite a tu vida profesional, y aprendas a separar la vida profesional de la personal, de lo contrario tus relaciones podrían verse afectadas.

3. Tu memoria comienza a fallar y tienes molestias físicas

El estrés ya ha comenzado a hacer estragos en tu cerebro y tu cuerpo, aun cuando tenías una memoria prodigiosa, de pronto parece que hay cosas que se te olvidan y desde hace varios meses tienes un dolor en la espalda que no te deja dormir, estos pueden ser algunos síntomas de que estás sometiendo a tu cuerpo a una sobrecarga de estrés. Lo mejor es que te organices y programes un tiempo para cada tarea, para evitar que el trabajo te coma. Por otra parte, intenta hacer alguna actividad física, al menos una hora diaria, eso te mantendrá más relajada y con más energía.

También podría gustarte