Remedios caseros para dolor de pies

Una mujer aplica sus manos encima de la planta de los pies de un hombre

Ya sea por no utilizar un calzado adecuado, por hacer un sobre esfuerzo mientras practicas deporte o por los intensos rigores del trabajo diario, es normal padecer alguna -o algunas veces- en la vida el dolor de pies.

No obstante, somos conscientes de que no podemos pagarnos todos los días a un masajista o fisioterapeuta para arreglar nuestros dolores de pies, pero sí contamos con un buen número de remedios a nuestro alcance.

Pon atención a los siguientes remedios caseros para el dolor de pies y no dudes en utilizarlos. ¡Son muy efectivos!

  • Prepara dos cubos con agua, una fría y la otra caliente: Sumerge de manera alterna tus pies en uno y otro cubo para estimular la circulación sanguínea y  favorecer el oxigenamiento de todos los tejidos.
  • El vinagre no es sólo para la ensalada: También puedes diluir dos tapones de este conocido aderezo en un recipiente de agua templada para reducir el dolor y la inflamación de tus pies.
  • El aceite y la sal también funcionan: Sea de la categoría que sea y tenga el origen que tenga, el aceite es un lubricante natural que te ayudará a dar masajes con mayor efectividad en tus pies. Si lo juntas además con sal conseguirás un efecto estimulador de los capilares sanguíneos más intenso.
  • Aplicar hielo en una zona inflamada es una de las primeras cosas que aprendemos de pequeños. Por eso se recomienda también utilizarlo de manera controlada (para evitar otras lesiones) a la hora de quitar el dolor de pies. Envuelve en un trapo un puñado de hielo o una bolsa de vegetales congelada y aplícalo con un masaje circular en tu zona dañada.

Esperamos que con estos sencillos remedios puedas mitigar el dolor de pies. No obstante, si consideras que tras ejecutar alguno de los remedios el dolor no funciona, puedes tener una lesión de otro tipo, por ello te recomendamos que visites al médico para pedir opinión si tu dolor no remite.

También podría gustarte