Piropos de albañil que no funcionan

Piropos de albañil que no funcionan

Rayando entre algo cursi y el acoso, los piropos de albañil son algo muy común, pero hay que reconocer que son maestros de la creatividad. Algunas de estas joyas son ya clásicos por su popularidad, pero la mayoría son famosos por una sola razón: no funcionan. Estos son algunos de los piropos de albañil que no logran nada, pero no dejan de ser ingeniosos.

  • Dime cómo te llamas para pedirte a Santa Clos.
  • Como avanza la ciencia que hace que los bombones caminen.
  • ¿Crees en el amor a primera vista? Puedo pasar dos veces.
  • ¡Qué curvas y yo sin frenos!
  • ¡Eso es caminar, lo demás es arruinar el suelo!

Creo que con eso basta para que veas cómo los descendientes de los poetas usan el idioma para arrancar suspiros y miradas de las mujeres que pasan por las obras, y por qué corren despavoridas del lugar.