Duchas de agua fría en invierno

Duchas de agua fría

Tal vez no suene como algo que quieras hacer, a menos que seas parte del Club de los Osos Polares, estos tipos que se tiran al agua helada cada fin de año. Pero tomar una ducha con agua fría, aún en invierno te puede ayudar.

  • Mejor circulación. El agua fría favorece a la contracción de los vasos capilares y hace que la sangre pase más lento ayudando a tu corazón.
  • Aumenta el brillo del cabello. Las bajas temperaturas ayudan al cabello a no romperse y esto se traduce en un brillo natural.
  • Mejora la piel. Con el contacto del agua fría, la piel cierra los poros y esto ayuda a que menos polvo o cuerpos extraños se adhieran a ella. En consecuencia tu piel lucirá más joven y estará más saludable.

La idea no es bajar la temperatura a cero y entrar a la ducha con los ojos cerrados. Puedes bajar la temperatura de forma progresiva y aprovechar todos los beneficios del agua fría, tras haberte lavado con agua templada o caliente. Incluso en invierno, las duchas con agua fría son muy recomendadas.

 

También podría gustarte