Cómo cuidar tus puros

Cómo cuidar tus puros

Fumar puros es un lujo que solo algunos pocos se pueden permitir. Siendo algo exclusivo, vale la pena aprender a cuidar de ellos. Para que conozcas más de cómo cuidar tus puros, te compartimos estos consejos de expertos.

  • Lo más importante de los puros es aprender a mantener la humedad para evitar que se resequen y que pierdan su sabor. La hoja necesita mantener la temperatura y la humedad ideal para no perder sus propiedades.
  • El uso de un humidor es lo ideal para quienes fuman puros habitualmente. Un humidor se encarga de mantener los puros perfectamente.
  • El humidor, como todo, necesita de un poco de mantenimiento. Para cuidar de él necesitas estar pendiente de cambiarle el agua cuando lo necesite y de guardarlo en un lugar alejado del calor y la luz directa, justo como con un puro.
  • No metas los puros en el refrigerador. Los puros absorberán los olores y los sabores de lo que esté cerca de ellos y las hojas se llenarán de humedad.
  • Lo mejor para cuidar tus puros es conseguir un humidor y ajustar la temperatura entre los 16 y 18º, y la humedad entre 65 % y 75 %.

Cuidar de un buen puro no es complicado. Si no cuentas con un humidor recuerda que deben estar en sus cajas en un lugar oscuro y de preferencia lejos de la luz del sol. Fumar un puro es un placer, pero nada mejora esa sensación como saber que nosotros hemos cuidado de ese puro.

 

También podría gustarte