El abuso verbal y los hijos

El abuso verbal y los hijos

¡Claro que nos sacan canas verdes! Pero gritar o insultar a los niños y a los adolescentes solo empeora las cosas tanto en la casa como para ellos a nivel psicológico. Te contamos un poco más sobre el abuso verbal y sus consecuencias en los hijos.

Estudios recientes demuestran que los gritos y los insultos solo fomentan la desobediencia y aumenta los conflictos en la casa. Esto se debe a que el uso de la disciplina verbal acompañada de insultos y de gritos causa daños emocionales graves que sólo se traducirán en más rebeldía, enojo, irritabilidad y terquedad entre los jóvenes.

El problema de este tipo de disciplina es que aleja a los hijos de los padres y les crea problemas de autoestima que no son fáciles de identificar sino hasta mucho después. Si se quiere disciplinar a los hijos hay que tomar en consideración que son seres humanos también  y que ellos son capaces de comprender las cosas.

 

También podría gustarte