Arbitros se niegan a pitar en la Jornada 10 de la Liga MX

Los arbitros no están de acuerdo con las suspensiones a Aguilar y Triverio

Los arbitros se unen y piden castigos ejemplares
La Asociación Mexicana de Arbitros ha decidido que los silbantes no pitarán la Jornada 10 de la Liga. Foto: Twitter

Ante el anuncio sobre las suspensiones para Pablo Aguilar y Enrique Triverio por agredir a los silbantes en los partidos de los Octavos de Final de la Copa Mx, la Asociación Mexicana de Arbitros ha decidido que los silbantes no pitarán la Jornada 10 de la Liga MX, al estar en desacuerdo con el tiempo que castigo que recibieron dichos jugadores.

El gremio arbitral ha sido muy perseguido durante este torneo y tras los sucesos del miércoles pasado tomaron la decisión de no participar en los partidos, por lo que no se disputaría la fecha 10 del Clausura 2017.

Hoy durante una conferencia de prensa, se hizo oficial que Pablo Aguilar fue suspendido por 10 partidos, tras dar un cabezazo al arbitro central Fernando Hernández, al finalizar el encuentro entre Amèrica y Tijuana, por lo que paraguayo se hizo acreedor a la tarjeta roja.

Por otra parte, Enrique Triverio fue expulsado por empujar a Miguel Ángel Flores, quien también le mostró la tarjeta roja a Alfredo Talavera y el delantero fue castigado por 8 partidos, cuando el reglamento dice que la sanción es de un año.

Los arbitros estaban esperando para conocer las sanciones para los jugadores y ellos esperaban que las decisiones fueran ejemplares y al conocerse que no están apegadas al reglamento han decidido no pitar esta semana hasta que se de una resolución a su favor.

Según algunos reportes los nazarenos de ambos partidos redactaron en la cédula que los jugadores cometieron agresiones físicas y verbales sobre ellos, sin embargo estos documentos habrían sido alterados y los futbolistas fueron castigados por conducta violenta.

La Liga MX está pasando un momento complicado a nivel de dirección, ya que en las ultimas semanas ante la violencia en las tribunas y los campos de juego han estado en el ojo del huracán, sin embargo ante esta situación sin duda os grandes perdedores serán los aficionados.