Inauguran biblioteca infantil y juvenil en DF



Biblioteca Foto:  / Agencia Reforma

Biblioteca
Foto: Agencia Reforma

Érika P. Buzio



En una quinta del siglo 19, en el Barrio de Mixcoac, fue inaugurada la biblioteca infantil y juvenil más grande del País.

La Biblioteca BS A Leer IBBY México, de mil 500 metros cuadrados, albergará más de 25 mil ejemplares impresos y más de 3 mil títulos digitales.

“Es la biblioteca especializada en literatura infantil y juvenil y temas relacionados con el fomento a la lectura más grande del País”, destacó la directora de la Asociación Civil A Leer IBBY México, Azucena Galindo.

El edificio, rescatado de un abandono de 40 años con fondos de la Fundación Alfredo Harp Helú, es obra del arquitecto Antonio Rivas Mercado.

Alfredo Harp Helú dijo que supo de la existencia del acervo de A Leer IBBY México por una columna del periodista Germán Dehesa y entabló contacto con Bruno Neuman, presidente de la asociación civil, para establecer una alianza que le buscara una sede.

“Tratamos de buscar un inmueble apropiado en la Ciudad afortunadamente se encontró esta propiedad muy céntrica, lo de menos es cuánto haya aportado la Fundación Harp Helú, sino que debe permanecer por siempre”, dijo Harp antes de la inauguración y sin revelar el monto de su inversión.

En este espacio se ofrecerán talleres, cursos, lectura en voz alta, narraciones orales bilingües y facilidades para personas con discapacidad. Además, la biblioteca tendrá un fondo de libros infantiles antiguos de varios países del mundo.

El edificio albergará oficinas, la biblioteca infantil y juvenil acondicionada, cafetería, librería, salón de capacitación, salón de usos múltiples y estudios de grabación, equipados gracias a la donación que hizo Germán Dehesa antes de morir.

A la inauguración acudieron el ex presidente de Conaculta Rafael Tovar y de Teresa, el empresario Manuel Arango, el editor Daniel Goldin, la escritora Bárbara Jacobs y el pintor Vicente Rojo, quien donó una escultura de su serie “Alfabetos Primitivos” para que fuera colocada en uno de los jardines.

En el patio central de la biblioteca, cuya inauguración coincide con el Día Nacional del Libro, prima una araucaria, árbol de cien años de antigüedad y una altura de 29 metros.

El edificio fue adquirido por la Fundación Harp Helú y cedido en comodato a la asociación civil creada en 1979 para promover la lectura.

 

Reforma – Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.