Prueba Alfa Romeo MiTo Quadrifoglio Verde 2012


Corresponsal: Pedro Pablo Pérez (Fav24)

Alfa Romeo MITO

Presentación

Parece que en 2011 la marca italiana de automóviles de lujo Alfa Romeo, famosa por su elegante diseño y exquisito desempeño, se reconcilia con el mercado mexicano al ofrecer tres de sus grandes creaciones un año antes de que sean conocidas en el mercado americano y canadiense.

Ahora de la mano de Fiat, dueña de más de la mitad de Chrysler, Alfa Romeo pisa sólido en el país en busca de un lugar protagónico que le había sido esquivo por décadas.

Si temor a equivocarnos hoy día se puede decir que en México hay un Alfa para cada gusto y preferencia, ya que su familia enllantada de refinado abolengo cubre el segmento de lujo con un halo de estilo y distinción que hacía falta en estas latitudes.

El más pequeño y deportivo es Alfa Romeo MiTo, puerta de entrada a la gama y competencia directa de vehículos altamente conocidos en México como el Mini Cooper S, Seat León Cupra, Volkswagen GTI, Audi A1, BMW Serie 1 y Mercedes-Benz Clase A. El ‘hatchback’ de tres puertas llega al país con un único nivel de equipamiento, el más alto y llamativo que la marca puede ofrecer: Quadrifoglio verde, vehículo coronado con el triángulo blanco que soporta al trébol de cuatro hojas, símbolo de buena suerte y respeto ya que sólo las versiones deportivas con mayores prestaciones decoran su imagen carrocera con él.

Alfa Romeo MiTo, cuyo nombre viene de la unión de las ciudades Milán y Torino, está enfocado al mercado joven de ambos sexos y basado en un elegante físico, cómodo y tecnológico interior y un tren motriz pequeño pero eficiente de 1.4 litros turbocargado.

EL Alfa Romeo MiTo Quadrifoglio Verde 2012 debutó en México en el mes de julio en las tres principales ciudades del país, Distrito Federal, Monterrey y Guadalajara, a un precio de introducción de 390.000 pesos o 35.500 dólares estadounidenses. De acuerdo con voceros de la marca, posiblemente para 2014 la firma de lujo italiana contará con al menos una docena de centros de distribución repartidos en varias entidades estadales; un logro que aplaudiremos con fuerza llegado el momento.

Gama

Igual que su hermano mayor, Giulietta, recién desembarcado en México proveniente del viejo continente junto con el 159, modelo más veterano del clan, MiTo, el tres puertas de la camada, luce un solo nivel de equipamiento, kit técnico y de confort de excelente clase capaz de seducir a los gustos más refinados del país.

Aunque es perfecto para afrontar la cotidianidad vial de una ciudad congestionada, gracias su compacto diseño y cómodo interior, el enérgico MiTo Quadrifoglio Verde prefiere las autopistas libre de obstáculos para dar rienda suelta al poder motorizado que descansa bajo su elegante capó. De 0 a 100 en 7.5 segundos y una velocidad máxima de 219 kilómetros por hora son algunas de las mediciones dinámicas de las que presume el itálico automóvil. Los responsables, un propulsor de cuatro cilindros 1.4 litros Turbocargado MultiAir de inyección electrónica secuencial sincronizada que genera 170 caballos de fuerza y 250 Nm de par máximo, y una transmisión manual de seis velocidades con botón Dynamic que incrementa el desempeño atlético del vehículo.

Por fuera rebosa elegancia y deportividad, nada raro en un representante de la mítica marca italiana Alfa Romeo. El pequeñín del trio ostenta fascias deportivas, rines de titanio de 17 pulgadas, techo corredizo de grandes dimensiones, faros Bi-Xenón, luces traseras LED, faros de niebla, spoiler, retrovisores abatibles con sistema desempañante y limpia lámparas delanteras; todo un portento de la casa italiana.

Como era de esperarse, el habitáculo es sumamente coherente con su aspecto exterior al explotar la deportividad y el lujo que engalana a la marca europea desde comienzo de su historia a principios del siglo pasado. Tiene asientos forrados en piel perforada con riñoneras, ajuste de altura y lumbar, volante deportivo con controles de audio insertos en la circunferencia, pedales platinados, plásticos con acabados en forma de fibra de carbono, computadora de viaje, aire acondicionado automático bi-zonal, vidrios y seguros eléctricos, estribos de aluminio con el nombre del vehículo tatuado, descansabrazos delantero, sistema Blue & Me (tecnología de comunicación que incluye Bluetooth, control de voz para uso del teléfono celular y conexión de dispositivos externos de MP3), entrada AUX, USB y módulo de audio Hi-Fi BOSE de cuatro bocinas, cuatro tweeter y un subwoofer.

Ya que al vehículo turinense le apasiona correr, el Grupo Fiat lo equipa con una larga lista de elementos de seguridad que hacen muy confiable el rápido circular del ‘hatchback’. Destacan las siete bolsas de aire que están repartidas dos en la parte frontal, dos a los costados de los asientos, dos tipo cortinas y una de rodillas en el lugar del conductor, cinturones de seguridad de tres puntos con pretensores para todos los ocupantes, cabeceras activas, control automático de estabilidad, distribución electrónica de frenado, frenos ABS, asistencia en pendientes, control de tracción, sistema Star & Stop, torsión dinámica de la dirección (DST), alarma y hasta un kit de prueba de alcoholemia con el que Alfa Romeo pretende alertar sobre la incompatibilidad entre el alcohol y el volante.

Alfa Romeo MITO exterior

Alfa Romeo MITO exterior

Exterior

Alfa Romeo MiTo Quadrifoglio Verde definitivamente es un auto que por su curvilínea figura, fascinante rostro y mítico nombre despierta sensaciones que pocos de su segmento logran encender. Al estar frente a él de inmediato se siente cómo este gigoló de habla italiana manipula las fibras más sensibles de los boquiabiertos observadores que no le quitan la mirada de encima, calmos e impávidos, como esperando que el auto les susurre al oído su permiso de poder montarlo.

Describirlo es un placer. La parte frontal tiene una carga energética que se funde con un porte de alta alcurnia dando como resultado un rostro de enorme pasión. Como todo un deportivo, las líneas que dibujan el capó son bastante provocadoras, con una caída pronunciada al llegar a la nariz, todo sin pecar de exagerados; recordemos que es un Alfa Romeo, escudero del grupo italiano que defiende la distinción y el lujo. En ese vértice donde se unen faros, cofre y parachoque se advierte una explosión de creatividad, y es la parrilla brillante en forma de triángulo isósceles invertido lo que completa el semblante del auto.

Todo es de muy buen gusto y coherente con el target al cual va dirigido. A los lados, cada rin de titanio de 17 pulgadas del que se asoma, entre sus rayos, las grandes mordazas rojas marca Brembo, eleva a su máxima expresión la robustez del único MiTo de venta en México, que luce con orgullo el logo de la excelencia de su marca en cada costado de su cuerpo. Por detrás, hay que destacar la simplicidad de su diseño. Los faros redondos con diodos LED se integran perfectamente a la línea que dibuja la puerta trasera, que a su vez está coronada con un discreto alerón. La doble salida de escape platinada y la toma de aire simulada posterior consuman esta pequeña obra de arte mediterránea.

El trabajo carrocero del MiTo Quadrifoglio Verde, que destaca deportividad y elegancia en una sola pincelada, es un ejemplo de la singular calidad en diseño de la industria automotriz italiana, que vuelve a posar sus ojos en México como vitrina latinoamericana de sus productos.

Alfa Romeo MITO interior

Alfa Romeo MITO interior

Diseño interior

En el caso del MiTo, el trabajo de la cabina está más dirigido a la deportividad que a la elegancia, ya que el grueso de sus usuarios de recortada edad prefieren la velocidad por encima de un espacio gentil que peque de aburrido. Los asientos tienen un estilo de alta factura, con forros de piel tan ceñidos a su cuerpo de espuma que parecen un traje de diseñador hecho a la medida de un exigente caballero, aunque en realidad están pensados para brindar el agarre, comodidad y seguridad necesarios para sorprender hasta a un piloto de carreras acostumbrado a lo mejor.

Adelante es muy cómodo, atrás no tanto. Definitivamente unos centímetros adicionales en el área de las rodillas harían más confortable el acomodo de los tres adultos que promete llevar el automóvil. Para nuestra sorpresa la cajuela no es el talón de Aquiles de este vehículo, ya que tiene espacio suficiente para cargar un par de maletas de tamaño mediano o una bolsa con palos de golf, a pesar de contar con una llanta de refacción estándar. Para cuidar más el espacio de carga y ocupantes el subwoofer BOSE tiene forma circular y está colocado sobre el rin de refacción, oculto y sin molestar, pero dando un gran servicio de alta definición musical.

El tablero central es bastante llamativo aunque no oculta la simplicidad de su composición. Volante, palanca de cambios, pedales y relojes instrumentales están cargados de adrenalina, lo que no sucede en la presentación del estéreo y computadora de viaje, que nos hubiera gustado ver dentro de una pantalla táctil a color que facilitara la lectura de la información y por supuesto realzara la belleza estética de la unidad.

En cuanto al plástico que reviste el tablero y las puertas, definitivamente no es el más delicado que haya usado la marca. Sin embargo, tiene amplias secciones más refinadas que simulan el uso de fibra de carbono y hacen juego con el estilo deportivo de los asientos. No podemos olvidar uno de los detalles más llamativos del habitáculo; un enorme techo corredizo de cristal que ilumina el espacio íntimo del auto.

En términos generales MiTo Quadrifoglio Verde 2012 tiene muy buena presentación interior. Es cierto que la balanza se columpia más hacia un estilo agresivo y juvenil ya que es el producto de entrada a la gama y que está pensado para un uso dinámico por encima de un lujoso paseo de fin de semana, pero el MiTo no olvida por completo elementos de alta distinción que hacen recordar en todo momento que estás a bordo de un Alfa Romeo.

 

Alfa Romeo MITO prueba de manejo

Alfa Romeo MITO prueba de manejo

Prueba de manejo

El Alfa Romeo MiTo es bastante rápido tal y como lo prometen sus fabricantes: es gracias al poco peso y lo poderoso de su motor turbo 1.4 litros de 170 caballos de fuerza. La transmisión de seis velocidades, única opción del MiTo en el país, es de fácil control y recorridos cortos, indispensable conjunción para sacar la máxima energía que se almacena bajo el capó del italiano. Otro de los elementos claves del automóvil es la dirección, que se muestra muy precisa y con gran balance entre suavidad y rigidez, especialmente cuando se circula a velocidades que superan a las permitidas por la ley.

La visibilidad es muy buena y el hermetismo de la cabina sorprende, pero no tanto como lo manso de su andar, que hace olvidar por completo el funcionamiento del sistema de apagado automático en tráfico Star & Stop.

Si se aprieta el botón Dynamic todo esto cambia. El auto parece despertar y exige al conductor apretar con más fuerza el pedal del acelerador. Encarrerado es de gran confianza, no sólo en caminos rectos sino también en los más sinuosos. Si es necesario subir una cuesta a gran velocidad puedes estar seguro de que con el MiTo no deberás recortar velocidades para ganar fuerza, todo lo contrario, el motor turbo es muy capaz de pedirte algún cambio más alto para restregarle su enorme poder a cuanto carro se le cruce por delante.

La seguridad es uno de sus más preciados tesoros. MiTo Quadrifoglio Verde tiene un diseño de carrocería que no sólo va en busca de la mayor belleza estética posible sino también del bienestar físico de los pasajeros, pues cuenta con comportamiento programado en caso de accidente. A esto se le suman numerosos dispositivos electrónicos que miden constantemente el desempeño del conductor (calibrados de tal manera que no son tan intrusivos en las decisiones del piloto pero permitiendo siempre la mayor seguridad), haciendo del pequeño ‘hatchback’ un perfecto compañero de viaje: divertido y responsable.

 

 

Alfa Romeo MITO conclusión

Alfa Romeo MITO conclusión

Conclusiones

Alfa Romeo está de nuevo en el país y parece que ahora no con proyectos a corto plazo, mucho menos si tomamos en cuenta que Fiat echa raíces en México con la fabricación del 500, además de la idea del corporativo de lujo de cruzar el Río Grande con toda su cartera productos en el año 2012 para conquistar a los gigantes del norte.

Por ser el más económico de la gama, MiTo tiene una gran responsabilidad sobre sus hombros; darle respiro de ventas a la marca mientras se gana tiempo en el proceso de reconocimiento del producto y se olvidan las malas experiencias de intentos pasados. Personalmente no creo que tenga problema en esta encomienda, pues el pequeño Quadrifoglio Verde tiene todo el potencial enérgico, tecnológico y de confort que requiere un Alfa para ganarse el cariño del público más exigente; México no será la excepción. Es hora de celebrar, especialmente los más entusiastas del lujo y la deportividad italiana, pues hay Alfa Romeo para rato.