2008 Ford Escape De lo mejor de Ford ahora aún mejor.

0


2008 Ford Escape

J.P. Vettraino , NewCarTestDrive.com

Presentación

Nosotros llamaríamos a la Escape una pequeña camioneta entre las SUV compactas. Su nuevo estilo invoca deliberadamente a las sport utility más grandes y basadas en camionetas de Ford, la Expedition y la Explorer. La altura de marcha y la posición de asiento de la Escape son un poco más altas que las de competidoras como la Honda CR-V, y puede remolcar hasta 3,500 libras, lo cual es sustancialmente más que la mayoría de otros vehículos en la clase.

No obstante, la Ford Escape sigue entregando las ventajas de competidoras monocasco basadas en coches como la Honda CR-V. Su marcha suave y manejo ágil la hacen agradable de manejar y sus compactas dimensiones facilitan el estacionarla.

El motor base cuatro cilindros es adecuado para el manejo de uso múltiple, mientras que el V6 ofrece un desempeño más enérgico de aceleración. Todas las variantes, incluidas las V6 y la Escape Hybrid, entregan algunos de los mejores índices EPA de millaje de combustible de la clase. Y todas, incluida la Hybrid a gasolina y electricidad, se ofrecen con tracción delantera o tracción total. En gran parte, la Hybrid se maneja como una Escape convencional solo a gasolina. Es un paquete bien ejecutado. Ofrece mejor economía de combustible y menores emisiones, pero requiere poco esfuerzo o conocimiento adicional por parte del conductor.

La nueva Ford Escape 2008 sigue proveyendo asiento confortable para cuatro, o cinco apretados, pero con notablemente más espacio para la cabeza que en los modelos pre 2008. Plegando los asientos traseros se abre un área de carga de buen tamaño con piso plano, y el espacio detrás del asiento sobrepasa al de la cajuela de un sedán típico. Las opciones de almacenamiento interior han mejorado considerablemente, el acabado es de mayor nivel y más agradable, y las funciones y controles están entre lo mejor.

Los equipos de seguridad que eran opciones con costo adicional en los modelos de nivel más bajo, ahora se incluyen de serie a través de toda la gama, incluido el sistema Roll Stability Control de Ford. La Escape ahora establece el punto de referencia de la clase en equipamiento de seguridad.

Hay un modelo Ford Escape para la mayoría de gustos y necesidades. Van desde una decentemente equipada Escape XLS 2WD de cuatro cilindros por debajo de los $19,000, a la Escape Limited V6 4WD con tapicería de piel, radio categoría premium, sistema de navegación, control de clima automático de doble zona y sistema sensor en reversa, por aproximadamente $30,000. Comparando dólares con equipamiento, los precios de la Ford Escape han caído considerablemente desde hace unos años. La Escape Hybrid categoría premium también ha reducido su precio y ahora cuesta menos de $2,000 más que una Limited equipada comparablemente.

La Ford Escape se mantiene como uno de los vehículos más atractivos de su clase, independientemente del precio, y ciertamente como uno de los mejores valores. Aquellos que estén buscando una SUV compacta deben ponerla en su corta lista, especialmente aquellos que aprecian su estilo de gran camioneta.

Gama

La Ford Escape de cinco pasajeros se ofrece con tracción delantera o con tracción total permanente y con tren motriz de cuatro cilindros, V6 o híbrido a gasolina y electricidad. Los cuatro niveles se distinguen por el motor y el equipamiento estándar.

La Escape XLS ($18,580) y la XLS 4WD ($21,320) son impulsadas por un motor cuatro cilindros en línea 2.3 litros que genera 153 caballos de fuerza y 152 lb/ft de torque. Una transmisión manual de cinco velocidades se incluye de serie y una automática de cuatro velocidades es opcional ($1,000). La XLS viene con tapicería de tela; aire acondicionado; ventanas, espejos y seguros eléctricos; estéreo AM/FM con CD y entrada auxiliar; desempañante en la ventana trasera y rines de acero de 16 pulgadas.

La Escape XLT ($20,880) y la XLT 4WD ($22,360) añaden más equipamiento de serie, lo que incluye mejor tapicería de tela, asiento del conductor eléctrico, control de crucero, cristales privacy y rines de aleación de 16 pulgadas. Un V6 3.0 litros DOHC de 200 HP es opcional con la XLT ($1,000) e incluye la automática de cuatro velocidades.

La Escape Limited ($23,580) y la Limited 4WD ($25,330) vienen de serie con el V6 y la automática, además de vestiduras de piel, cambiador para seis CD y faros automáticos.

La Escape Hybrid ($25,075) y la Hybrid 4WD ($26,825) están equipadas de manera similar a los modelos Limited, pero añaden el tren motriz híbrido. Esta variante llamada completamente híbrida incorpora un motor eléctrico de 70 kilowatts y una versión de ciclo Atkinson de 133 HP más eficiente con el combustible del motor cuatro cilindros. A diferencia de algunas SUV no totalmente híbridas, la Escape Hybrid puede funcionar con un 100 por ciento de potencia eléctrica hasta aproximadamente 25 mph.

La Escape ofrece más opciones adicionales que muchas sport utility compactas, comenzando con algunos paquetes populares. El paquete Cargo Convenience ($395) incluye una cubierta retráctil para el área de carga y un sistema de compartimientos de almacenamiento en la parte trasera. El paquete Audiophile ($695) incorpora un estéreo de alta potencia con siete bocinas, subwoofer y el cambiador para discos CD en el tablero. El paquete Limited Luxury ($795) añade control de clima automático de doble zona, asientos delanteros con calefacción y sistema de advertencia en reversa. El paquete Audiophile & Navigation ($2,695) incluye la mejora de estéreo y el sistema de navegación con pantalla táctil de Ford; en la Hybrid, este paquete también agrega un medidor que muestra grafica e inmediatamente los beneficios del sistema híbrido y ayuda al conductor a maximizar la economía de combustible. Otras opciones incluyen control de crucero ($225), cambiador para discos CD ($295), quemacocos eléctrico ($795), tapetes alfombrados ($55), rines de aleación de 16 pulgadas ($375), rines cromados de 17 pulgadas ($695) y un paquete de arrastre Class II ($345).

El equipamiento de seguridad ha mejorado sustancialmente para 2008, incluyendo de serie a través de toda la gama equipos que anteriormente eran opcionales en los niveles más bajos, y establece el punto de referencia para la clase de las sport utility compactas. Los equipos de seguridad pasiva incluyen airbags frontales, airbags de impacto lateral para los ocupantes del frente y airbags tipo cortina para protección de la cabeza de los ocupantes de los extremos laterales. Los airbags laterales de cortina pueden mantenerse inflados por varios segundos en caso de volcadura y están diseñados para deslizarse entre el cristal lateral y los ocupantes si la gente está sentada en una posición extraña o descansando la cabeza contra una ventanilla. Los equipos de seguridad activa incluyen frenos antibloqueo de cuatro canales (ABS), control electrónico de estabilidad y el sistema RSC (Roll Stability Control) de Ford. El RSC añade un segundo sensor giroscópico del índice de balanceo al paquete típico del control de estabilidad, midiendo el ángulo y ritmo del balanceo de la Escape y aplicando contramedidas (como frenado a una de las ruedas o disminución de la potencia) para incrementar la resistencia a volcar.

 


© 2008 NewCarTestDrive.com

200Exterior

La Ford Escape 2008 ha sido rediseñada de manera más minuciosa de lo que puede sugerir un rápido vistazo. Ninguno de sus paneles principales de carrocería son comunes a los modelos anteriores, pero el rediseño es evolutivo y los cambios más obvios están en los detalles, o en la joyería, como les llaman los diseñadores. De una manera subjetiva, la nueva Escape lucirá familiar a aquellos que han poseído anteriores Escape, o a aquellos que ponen atención a lo que otros manejan.

Como tal, la Escape tiene el aire de una SUV convencional basada en camioneta, con una apariencia más ruda que la de muchas otras sport utility compactas de plataforma sedán como la Honda CR-V. Para empezar, La Escape se posa un poco más alta que muchas competidoras (8.1 pulgadas de distancia al suelo) y el alto perfil es realzado por su diseño.

La nueva parrilla luce como si fuese diseñada para una camioneta. Los faros están en esencia conectados a la parrilla y formados para crear una parecido familiar con la SUV crossover Edge de Ford. No obstante, la parrilla en sí es alta, plana y apilada justo sobre la sección superior de una fascia tipo protección que fluye bajo la defensa. La línea de la cintura de la Escape, o el pliegue que corre justo bajo las ventanas, también es alta, y los postes del techo están oscurecidos. Las calaveras tienen una banda transparente que se envuelve alrededor de las esquinas traseras y las defensas y los paneles inferiores de las puertas ahora están pintados igualando la carrocería en todos los modelos, en vez de moldeados con un acabado mate. En total, el efecto es más limpio y pulido que los anteriores modelos, y todo es bastante atractivo.

Los niveles de equipamiento se distinguen fácilmente desde el frente del vehículo. La Escape base XLS tiene parrilla cromada y fascia del color de la carrocería desde la defensa hacia abajo. La XLT es idéntica, excepto por las prominentes luces de niebla en la defensa delantera. La Limited y la Hybrid tienen parrillas del mismo color que la carrocería, a menos que opte por el paquete Chrome Appearance. Este paquete añade la parrilla cromada y más, con trabajo brillante fluyendo hacia abajo dentro de la protección inferior y la defensa. Esto luce como una gran y brillante T en el frente del vehículo.

Algunos cambios a la nueva Escape son funcionales más que estéticos. Los espejos laterales son más grandes que antes, pero Ford asegura que su forma genera menos ruido según el aire pasa rápidamente sobre ellos. El techo también está diseñado para reducir el ruido interior y unos canales corriendo a lo largo están planeados para mover el aire más silenciosamente sobre la superficie. Unas tiras horizontales bajo el panel se añaden a la estructura, lo cual limita la flexión del metal y reduce el estruendo en el interior a altas velocidades.

A nosotros nos gustaron un par de características de la parte trasera de la Escape. Una nueva superficie sobre la defensa provee un apoyo seguro al pie para cualquiera que se suba a poner algo en la canastilla, y la puerta trasera de dos piezas es útil. El cristal trasero puede abrirse con el dispositivo de llave, así que dejar caer objetos pequeños como una maleta de gimnasio dentro del área de carga es mucho más fácil de lo que puede resultar en algunas competidoras, las cuales requieren abrir toda la puerta hacia arriba.

200Características interiores

El interior de la Ford Escape 2008 es totalmente nuevo, y a nosotros nos gusta. No es significativamente más espacioso o representa un gran salto hacia delante en diseño, pero está bien pensado y bien ejecutado. Es una mejora evidente en funcionalidad ergonómica y atractivo visual general, además de un lugar más agradable donde pasar el tiempo.

Este es en años uno de los mejores interiores Ford en términos de apariencia y sensación de los materiales utilizados. El forro del techo es lujoso y moldeado con el contorno del panel. Nuestra Escape Limited tenía una gruesa piel ajustada con tirantez sobre los asientos y plástico duro y brillante de color negro donde podía esperar imitación madera o metal. Lucía como el acabado laqueado de un fino piano. El negro o plateado satinado que se utiliza en los niveles inferiores tampoco está mal. No obstante, lo más destacado es un adorno tratado con caucho tipo tejido sobre el tablero y la consola. Luce deportivo y adecuado para un vehículo más caro. Lo malo es el plástico texturado sobre los paneles de las puertas, el cual se siente duro y luce barato. Afortunadamente, no basta para superar todas las cosas buenas que podemos ver en cualquier otra parte.

La Escape incorpora tapicería de tela hecha de material 100 por ciento reciclado. Usted nunca lo sabría por su apariencia y sensación, y Ford asegura que en comparación con la tapicería hecha de fibra virgen, la producción permitirá ahorrar anualmente aproximadamente 600,000 galones de agua y 7 millones de kilowatts hora, reduciendo la emisiones de dióxido de carbono en 1.8 millones de libras.

Los asientos delanteros de la Escape tienen suficiente acojinamiento para prevenir entumecimientos y suficiente apoyo para limitar la fatiga durante largas sesiones de manejo. Sin embargo, en general, los asientos son más pequeños que los de una sport utility más grande. Los conductores con grandes corpachones pueden encontrarlos pequeños. No hay soporte lateral en abundancia, pero eso hace más fácil deslizarse dentro de los asientos, y hay lo suficiente para mantener solidamente a los ocupantes en su lugar durante el tipo de manejo que el típico propietario de una Escape probablemente asumirá.

Los indicadores están agrupados en una bóveda a resguardo del sol que puede absorberse de un vistazo: tacómetro a la izquierda, velocímetro a la derecha, con combustible y temperatura del anticongelante a la mitad, junto con un display fácil de leer para los sistemas de información del vehículo y de viaje. A nosotros nos gusto enormemente este display, porque incluye un menú que permite al conductor moverse fácilmente a través de él y cambiar funciones como el retardo de apagado de los faros y los seguros automáticos.

Los indicadores e interruptores presentan el nuevo estilo de iluminación de respaldo característico de Ford, al cual la compañía llama Ice Blue. Ninguna queja en esto, ya que el blanco azulado es más vivo y brillante que la iluminación convencional verde-amarillo o naranja. El problema son los caracteres sobre los indicadores, y especialmente el velocímetro. Resultan confusos y carecen de diferenciación más allá de los grandes números exactos, así que es difícil decir rápidamente a que velocidad está manejando a menos que esté viajando exactamente a 20, 40 o 60 mph.

El tablero es alto y de formas cuadradas, pero es atractivo y encaja agradablemente con el esquema de pequeña camioneta de la Escape. Las grandes ventilas de los laterales mueven grandes cantidades de aire y hay dos más en la mitad cerca de la sección superior del tablero central. Estas pueden dirigirse para evitar que el conductor reciba una ráfaga de aire en la cara o las manos. En la cima se encuentra un pulcro display TFT que muestra la dirección de acuerdo con la brújula, fecha y hora, temperatura exterior y, en los modelos así equipados, los dos ajustes de temperatura interior.

Cuando hablamos de la ubicación y funcionalidad de los controles, la Escape es de primera categoría, y los ejemplos son fáciles de encontrar. Cuando el conductor o conductora reposa su antebrazo izquierdo sobre el descanso de la puerta, los botones de las ventanas se sitúan casi perfectamente en las yemas de los dedos. Y con los codos en el descanso de la puerta y la consola central, los brazos están nivelados y las manos descansan agradablemente sobre el volante a las 9 y 3 de un reloj. El ajuste para el espejo se ubica en el poste del techo y es fácil de alcanzar cuando la cabeza del conductor está en posición de manejo. Unas palancas sencillas de utilizar controlan las direccionales y todas las funciones de chorros limpiadores y limpiaparabrisas. Los controles en el volante para el control de crucero y el audio trabajan sin movimiento de las manos desde la posición de manejo.

Los controles de audio y clima funcionan igualmente bien. Las perillas de volumen y selección de estaciones son de buen tamaño, pero más importante, se levantan considerablemente de la superficie del estéreo en vez de estar casi al ras como en algunos vehículos. Los interruptores radiales para el ventilador y la temperatura también son grandes y fáciles de encontrar. Los botones de presión para controlar la dirección del flujo de aire y el desempañante trasero son pequeños, pero éstos tienden a ajustarse menos frecuentemente que los otros. La entrada auxiliar de audio está en la parte baja del tablero central, justo por encima de un compartimiento revestido donde puede poner un iPod con razonable seguridad de que se mantendrá en su sitio durante todo el viaje a casa.

La Escape Limited que manejamos tenía el sistema opcional de navegación con pantalla táctil, el cual se ha convertido en uno de nuestros favoritos de cualquier fabricante. Su mayor punto débil es el display de la pantalla, que es más pequeño que el de algunos otros vehículos. Sin embargo, los gráficos son nítidos y fáciles de interpretar en sus detalles más pequeños, ya sea de noche o llevando lentes de sol con la brillante luz del día. Más importante, el sistema es fácil de utilizar con un mínimo de distracción, y fácil de aprender a usar sin estudiar cuidadosamente el manual del propietario. El software identificó caminos poco conocidos que otros omiten. Sin duda es una herramienta cara, pero nosotros lo recomendamos especialmente con la Escape Hybrid. En la Hybrid, el sistema de navegación incluye un display de energía que demuestra en tiempo real los beneficios de ahorro en combustible del sistema híbrido. Poniendo algo de atención a los gráficos, se encontrará a si mismo convirtiéndose en un automovilista más amigable con el medio ambiente y físicamente más eficiente. Puede resultar divertido observar cuan eficientemente puede manejar.

El espacio de almacenamiento abunda en la Escape, por lo menos en términos de compartimientos al alcance de los pasajeros del frente. Comenzamos con ese compartimiento revestido con goma y a prueba de deslizamientos enfrente de la palanca de cambios, el cual es genial para iPods, teléfonos, lentes, una cartera o cambio. La pequeña superficie de goma en este compartimiento y en los portavasos puede quitarse para ser limpiada, algo que resulta agradable. En el techo se proveen compartimientos que giran hacia abajo para lentes y controles de garaje, y la guantera es lo bastante grande para cosas más allá del manual del propietario. Unos compartimientos de tamaño decente están moldeados en la parte baja de las puertas, aunque cualquier cosa que vaya ahí tiende a deslizarse. La joya de la corona es la consola central, la cual es lo bastante grande para absorber un bolso de mano o una laptop. Mejor, tiene dos bandejas removibles que permiten apilar pequeños objetos en su interior, y mejor aún, las bandejas pueden pender fuera de la consola, añadiendo incluso más almacenamiento. Estos detalles incrementan el placer de vivir con la Escape en el día a día.

Los asientos traseros son confortables, aunque el respaldo es demasiado recto para algunos gustos. Hay espacio más que suficiente para las rodillas y notablemente más espacio para la cabeza que antes. Un pasajero de 5 pies, 9 pulgadas y 170 libras, estuvo cómodo durante casi una hora detrás del conductor, aunque la plaza central funciona mejor para chicos de seis años. Hay portavasos y un tomacorriente en la parte trasera de la consola, pero el espacio de almacenamiento para los pasajeros traseros se limita a esos compartimientos propensos a deslizamientos en la parte baja de las puertas.

Para 2008, algunas dimensiones interiores, especialmente el espacio para la cabeza, se han incrementado. Y la capacidad de carga ha disminuido ligeramente, de un máximo de 69.2 pies cúbicos, a 66.3, con 29.2 pies cúbicos detrás del asiento trasero, esto en comparación con los 33 anteriores. La diferencia es igual a un gran macuto de lona, y el volumen máximo de carga de la Escape la coloca bajo las líderes en una clase que incluye a la Toyota RAV4, la Honda CR-V, la Jeep Liberty y la Chevrolet Equinox (73, 72.9, 69 y 67.1 pies cúbicos respectivamente).

Sin embargo el espacio de carga es sencillo de maximizar y fácil acceder a él. El asiento trasero se pliega rápidamente, 60/40, y la base puede removerse para formar un piso de carga perfectamente plano. Y aunque no hay un montón de florituras en la parte trasera, lo esencial está ahí: ganchos de amarre y de manera opcional una cubierta de carga y un compartimiento bajo el piso que es lo bastante profundo para una pequeña carga de provisiones.

Ford invirtió un montón de tiempo y dinero haciendo a esta última Escape más silenciosa en el interior que sus predecesoras. El parabrisas, por ejemplo, tiene un laminado acústico metido entre dos capas de cristal. El forro del techo también tiene mayor capacidad de amortiguación acústica y el alfombrado es un 50 por ciento más grueso. El resultado neto, de acuerdo con Ford, es un 20 por ciento de reducción del ruido interior a 80 mph.

 


© 2008 NewCarTestDrive.com

Prueba de manejo

La Ford Escape 2008 es más estilo camioneta respecto a la cosecha actual de las SUV compactas, pero no en un mal sentido. Su altura de marcha y posición de asiento son más altas que las de un montón de vehículos sport utility monocasco (tipo sedán), aunque más bajas que las de muchas SUV tradicionales basadas en camionetas.

La Escape es bastante agradable de conducir. Se maneja bien y tiene una marcha firme y confortable, sin la cualidad de masa blanda o los discordantes sonidos metálicos de suspensión que pueden caracterizar a las convencionales SUV basadas en camionetas con altas llantas todoterreno y suspensiones con largo recorrido. Varias mejoras para 2008, incluido un sistema eléctrico de dirección asistida y cambios al ajuste de la suspensión, levantan el nivel de refinamiento por encima de las primeras Escape.

Los motores del nuevo modelo 2008 se traen de la generación anterior, pero todos son sólidas unidades. Tanto el cuatro cilindros como el seis cilindros entregan buena respuesta y aceleración decente. La Escape Hybrid entrega esencialmente el mismo desempeño, renunciando a muy poco debido a su tren motriz, excepto por su mejor millaje de combustible. De hecho, todos los modelos Escape, desde las cuatro cilindros de tracción delantera a las V6 de tracción total y la Hybrid, tienen unos de los mejores índices de millaje de combustible de la EPA en la clase. (Asegúrese de comparar los índices de millaje de acuerdo al mismo año modelo. La EPA cambio su fórmula de cálculo para 2008 para reflejar resultados más cercanos al mundo real, lo cual disminuye los índices para los modelos 2008.)

El motor base cuatro cilindros 2.3 litros, entrega buena potencia a altas revoluciones para aquellos que gustan de darle cuerda y un torque decente para acelerar a cualquier velocidad cuando usted lo necesita. Con un eje de balanceo para contrarrestar la vibración, es también más suave que algunos de los anteriores motores cuatro cilindros de Ford. Nosotros preferimos el cuatro cilindros de 153 HP con la transmisión manual de cinco velocidades; de hecho, una Escape XLS 2WD manual de tracción delantera puede ser el modelo más atractivo y agradable de manejar. Con un estimado EPA de 22/28 mpg City/Highway, tiene uno de los índices EPA de millaje de combustible más altos de cualquier SUV no híbrida. Con el cuatro cilindros la capacidad máxima de arrastre es de 1,500 libras, suficiente para motos de cross o una moto de nieve.

El V6 3.0 litros ofrece 200 caballos de fuerza para una aceleración más fuerte. Tiene aproximadamente tanto torque como cualquier SUV compacta es probable que necesite. Solo está disponible con la automática de cuatro velocidades, pero su banda de potencia es amplia. En el manejo del día a día, nunca se siente que se atasque, se esfuerce o que le falte el aliento. Y con el paquete opcional de arrastre Class II, los modelos V6 AWD pueden tirar de unas sustanciosas 3,500 libras, lo cual sobrepasa a la mayoría de vehículos en esta clase. Ni el tren motriz de cuatro cilindros ni el V6 son los más suaves de las SUV compactas, pero tampoco es razón suficiente para restar seriamente el atractivo de la Escape.

Nuestra queja con el tren motriz es la transmisión automática de cuatro velocidades, y no es porque algunas competidoras ahora ofrecen automáticas de cinco velocidades. Aunque la automática de la Escape cambia suavemente, en ocasiones lo hace lentamente; en esos momentos parece tomarse su tiempo decidiendo que marcha quiere que entre en acción. En especial, es reacia a cambiar hacia abajo por si misma a primera, lo cual debería proveer aceleración de manera más inmediata. Por ejemplo, cuando sale de un lote de estacionamiento a una calle llena de tráfico, la transmisión se mantendrá en segunda cuando pise con fuerza el acelerador, incluso cuando primera es lo mejor para las condiciones de tráfico. Esa es nuestra mayor queja respecto al desempeño general de la Escape, y su importancia dependerá de como conduzca usted.

La Escape se maneja bien, y las mejoras para 2008 le dan una sensación más refinada. Uno de estos cambios es el sistema eléctrico de dirección asistida (EPS), el cual opera con un motor eléctrico en vez de con una cinta accionada por el motor. Una de las ventajas es su mayor eficiencia, ya que una bomba tradicional de dirección accionada por cinta toma un poco de la potencia del motor solo para operarla. Esa potencia no está siendo utilizada para mover el vehículo. Otra ventaja, por lo menos en el caso de la Escape, es la mejor sensación de la dirección. Con la dirección eléctrica, hay un buen balance entre la asistencia de la dirección a velocidades de estacionamiento y una sensación decente en autopista. La dirección sigue el camino se manera más segura que antes, requiriendo menos ajustes o correcciones sobre superficies en mal estado. Es directa y precisa, sin ningún punto muerto en el centro, y hay suficiente sensación cuando gira el volante para transmitir confianza en su control. En total, los refinamientos a la dirección y la suspensión mejoran el desempeño de la Escape 2008 en el camino, lo cual no está mal para empezar. A pesar de su fachada tipo camioneta, la Escape entrega un balance marcha-manejo a la par con muchos sedanes. Su marcha es confortable, pero nunca tambaleante o flotante, sobre una variedad de superficies, incluidas junturas de expansión y enormes baches. Las llantas entregan un agarre respetable en curvas pavimentadas, así que la Escape se mantiene plantada donde muchas SUV podrían deslizarse. La respuesta transitoria es sorprendentemente buena, lo cual significa que la Escape mantiene la compostura en una serie de maniobras de cambio de carril izquierda-derecha-izquierda. Esto permite un manejo más rápido que a la vez es suave y que no hará que los pasajeros se sientan mareados.

El desempeño de frenada es bueno. La Escape se detiene en tiempo más que suficiente y sin ninguna pérdida de intensidad en cualquier circunstancia típica de manejo en pavimento. El sistema antibloqueo de los frenos está bien ajustado, manteniendo a los frenos justo en el umbral entre máxima potencia de parada y bloqueo de las ruedas, y permitiendo al conductor mantener el control de la dirección en una frenada de pánico. Una de las presuntas mejoras de la Escape para 2008 son los frenos traseros tipo tambor para todos los modelos de motor a gasolina. Anteriormente, las Escape de impulso V6 contaban con frenos de disco adelante y atrás. Ford asegura que este cambio añade durabilidad y reduce la cantidad de polvo generado por los frenos. Nosotros simple y llanamente le llamamos un movimiento de ahorro en costos, y eso está bien. Nosotros también creemos que los consumidores son lo bastante inteligentes para saber si quieren la ventaja en costo de los frenos de tambor o no. No es necesario darle vueltas. Incluso con frenos de tambor en todas las ruedas, el desempeño de frenada no es algo que evitaría que comprásemos una Escape.

La Escape Hybrid es una bestia completamente diferente de los modelos solo a gasolina, por lo menos por un lado. Por el otro, pocos conductores notarán alguna diferencia sustancial en la funcionalidad con el tren motriz híbrido en la conducción del día a día. La creencia persiste en que los híbridos necesitan tiempo para cargarse, pero de hecho la Escape Hybrid no puede conectarse a un enchufe eléctrico. Su paquete de baterías se recarga automáticamente por medio del motor a gasolina y el frenado regenerativo, un proceso que captura la energía que de otra manera se pierde cuando un vehículo pierde impulso y la envía a las baterías.

Combinando un motor a gasolina cuatro cilindros con el empuje de un motor eléctrico, la Hybrid puede entregar una economía de combustible significativamente mejor y reducir las emisiones. La Escape Hybrid es completamente híbrida, lo que significa que puede funcionar con un 100 por ciento de potencia eléctrica hasta aproximadamente 25 mph para maximizar la economía de combustible en ciudad. Fue la primera SUV de impulso híbrido disponible en los Estados Unidos y el primer híbrido con tracción total opcional y una significativa capacidad de arrastre (1,000 libras).

El motor a gasolina se mantiene como la principal fuente de potencia de la Hybrid. Es casi idéntico al cuatro cilindros 2.3 litros de los modelos solo a gasolina, excepto que funciona con algo llamado ciclo Atkinson, el cual mejora su eficiencia de combustible pero reduce el caballaje en 20 (a 133 caballos). El compañero, un motor eléctrico de 70 kilowatts, puede entrar en acción y entregar más torque a las ruedas cuando un conductor demanda aceleración total, o puede impulsar a la Escape Hybrid por si solo en ciertas circunstancias, como cuando se mueve lentamente en un embotellamiento o a través de un lote de estacionamiento. En resumen, el modelo Hybrid entrega tiempos de aceleración comparables a los del modelo V6 solo a gasolina, con una mejora del 55 por ciento respecto a los modelos cuatro cilindros solo a gasolina en millas por galón en ciudad de acuerdo con la EPA (34/30 mpg City/Highway para la Hybrid 2WD).

En carretera, la Escape Hybrid entrega una excelente aceleración a bajas velocidades. Pise a fondo el acelerador a 20 mph y le hará rebotar la cabeza hacia las cabeceras, o hágalo en una señal de stop, y puede rechinar sus llantas delanteras como un hot rod. Sin duda, sus llantas son más duras que las de otras Escape y diseñadas para una máxima eficiencia, lo cual implica menos resistencia al rodamiento y menos agarre.

Pocos conductores notarán alguna diferencia significativa entre la Hybrid y una Escape convencional, excepto cuando la Hybrid se apaga por si sola en los semáforos o se desliza silenciosamente a través de un estacionamiento con potencia eléctrica. De hecho, la Hybrid es un poco más silenciosa, y probablemente más suave, en cualquier circunstancia. A fin de minimizar la pérdida de potencia según ésta se transfiere a las ruedas de tracción, Ford equipa a la Escape Hybrid con una transmisión continuamente variable (CVT), la cual no tiene engranajes convencionales. En vez de ello, tiene unas bandas metálicas que se ajustan para lograr la mejor combinación con las revoluciones del motor. La CVT ofrece un ajuste de rango bajo para incrementar la tracción. Sin embargo, en condiciones típicas de manejo, no hay vacilaciones en cambios de marcha, ninguna oleada irregular de velocidad y menos variación del ruido proveniente del cofre según el vehículo toma velocidad. Solo hay una aceleración suave y uniforme.

Con el estéreo encendido escondiendo el ruido del motor, a un conductor le resultará difícil saber cuando arranca el motor a gasolina o se apaga en los semáforos, cuando la Hybrid está funcionando solo con potencia eléctrica, o cuando el motor eléctrico se está sumando al motor a gasolina para conseguir la máxima aceleración. Las transiciones se realizan generalmente de manera continua, y para los modelos 2008, los ingenieros invirtieron un montón de tiempo revisando el software de control para hacer los cambios incluso menos perceptibles.

Han hecho un trabajo excelente, pero no estamos seguros de cual es el protocolo que determina cuando la Escape Hybrid debe operar con potencia eléctrica. De hecho, parecía funcionar en modo eléctrico menos frecuentemente de lo que pudimos haber esperado. En ocasiones el motor a gasolina trabajó cuando pensamos que quizás no debía hacerlo, y en ocasiones incluso no se apagó en un semáforo. En gran parte, manejamos la Hybrid como lo haríamos con cualquier otro vehículo de pruebas, lo cual es bastante agresivamente y utilizando el acelerador como si alguien más fuese a pagar la gasolina, y aun así vimos una mejora en la economía de combustible.

Pero no una mejora increíble. Nuestras rondas normales de pruebas incluyen más manejo en ciudad que en autopista, aunque raramente una verdadera tortura en hora pico de tráfico, además de unas pocas maniobras extracurriculares de pruebas específicas. En esta rutina y de acuerdo con nuestro mejor cálculo, encontramos una mejora del 10 al 12 por ciento respecto a lo que habíamos visto con un modelo convencional cuatro cilindros. Nosotros esperamos que la mayoría de consumidores obtengan mejor economía de combustible que nosotros, por lo menos aquellos con largos viajes al trabajo con tráfico pesado. No obstante, el ahorro de combustible en el mundo real con un híbrido depende enormemente de como, donde y cuando maneje. En una estimación empírica, los números de millaje de la EPA pueden ser la mejor herramienta, y la Escape Hybrid sigue superando a las otras SUV híbridas que hemos seguido en el mercado.

Si usted quiere la mejor economía de combustible, y presumiblemente la mayoría de compradores de híbridos la querrán, entonces buscará ser amable con el acelerador. Esto maximizará los casos cuando la Escape viaja solo con potencia eléctrica. Sumerja el pedal rápidamente, o como mucho pase un cuarto de su recorrido, y el motor a gasolina reanuda su funcionamiento inmediatamente para proporcionar lo que los sistemas electrónicos determinan es una demanda de aceleración seria. Incluso si un conductor no va a sobrepasar las 20 mph, las cuales están bien dentro de la velocidad límite de funcionamiento solo eléctrico, el motor a gasolina arrancará si la aplicación del pedal es demasiado fuerte. También es probable que ayude detenerse lentamente. Paradas largas, constantes y rodando sin impulso, utilizando más compresión del motor que los frenos de las ruedas, son mejores para cargar las baterías. Nosotros suponemos que paradas rápidas y cortas desde velocidades de carretera pueden ser lo que evita que el motor se apague en una luz roja. El sistema de control puede interpretar paradas agresivas como una emergencia, o simplemente como manejo agresivo y deportivo, y dejar el motor encendido para mayor acción.

Usted querrá el sistema opcional de navegación para la Hybrid, el cual incorpora una función de medición de la energía que ilustra gráficamente que tan bien está ahorrando gasolina. Incluye lectura promedio e instantánea de la economía de combustible y le dice cuando está funcionando el motor a gasolina, cuando está haciendo el trabajo el motor eléctrico y cuando las baterías se están cargando. Es una buena herramienta para aprender como maximizar la economía con la Escape Hybrid.

Independientemente del tren motriz, la Escape es un excelente vehículo para toda estación en todo tipo de clima, aunque no es un excelente vehículo todoterreno a pesar de la distancia al suelo un poco mayor que la de algunas competidoras. El sistema opcional inteligente de tracción total de Ford (AWD), está ajustado más para manejar sobre pavimento resbaladizo que sobre tierra o grava. Monitorea la velocidad del vehículo, la señal de aceleración y el ángulo de dirección, y entrega potencia del motor a las ruedas adecuadas antes de que una rueda en particular pueda perder tracción. Puede transferir la potencia de adelante a atrás y de lado a lado, y teóricamente puede enviar el 100 por ciento de la potencia del motor a cualquiera de las llantas delanteras o traseras. El sistema de tracción total elimina el estrés de manejar en carreteras mojadas, con nieve semiderretida o con nieve compacta. Ayuda a maximizar la progresión hacia delante sobre superficies resbaladizas, y su transferencia de potencia a las ruedas con la mejor tracción rara vez es notada por el conductor, quien puede centrarse simplemente en utilizar suavemente el acelerador y mantener el vehículo entre las líneas.

En todoterreno, la Escape es menos que estelar. Es construida sobre una plataforma de tracción delantera desarrollada principalmente para sedanes, y como la mayoría de las SUV compactas, los modelos 2WD son de tracción delantera. Con precaución, puede controlar senderos nivelados de grava o terracería, pero si el camino no está nivelado, olvídelo, y si el camino tiene mucha más pendiente de la que intentaría superar con un coche, también olvídelo. Los compradores que buscan una SUV compacta con verdadero potencial todoterreno deberían considerar una competidora como la Jeep Liberty. Para el manejo del día a día y viajes en carretera, la Escape es una de las mejores.


© 2008 NewCarTestDrive.com

200Conclusiones

Independientemente del precio, la Ford Escape 2008 se mantiene como uno de los mejores vehículos de la gama Ford y competitiva en un campo atestado de pequeñas sport utility. No obstante, modelo por modelo y equipo por equipo, los precios de la Escape son muy buenos. Las considerables mejoras para 2008 añaden equipamiento de seguridad, refinamiento, confort y más estilo. La Escape ofrece tracción delantera, tracción total, competitivos motores cuatro y seis cilindros y el paquete Hybrid, el cual trabajo básicamente como lo hacen los modelos convencionales. El millaje de combustible para todos los modelos, y la capacidad de arrastre, califican con lo mejor. Para un transporte diario de uso múltiple razonablemente eficiente, la Escape clasifica entre las mejores SUV compactas.

J.P. Vettraino, corresponsal de NewCarTestDrive.com, probó la Ford Escape 2008 en Detroit.


Model Line Overview

Model lineup: Ford Escape XLS ($18,580); XLS 4WD ($21,320); XLT ($20,880); XLT 4WD ($22,360); Limited ($23, 580); Limited 4WD ($25,330); Hybrid ($25,075); Hybrid 4WD ($26,825)
Engines: 153-hp 2.3-liter inline-4; 200-hp 3.0-liter V6; 133-hp 2.3-liter Atkinson-cycle inline-4 with 70-kW, 330-volt electric motor
Transmissions: 5-speed manual; 4-speed automatic; continuously variable (CVT)
Safety equipment (standard): front-impact airbags, front passenger side-impact airbags, curtain style head-protection airbags for all outboard seats, rollover protection system with roll stability control, dynamic stability control, four-channel anti-lock brakes (ABS) , tire-pressure monitor
Safety equipment (optional): none
Basic warranty: 3 years/36,000 miles
Assembled in: Kansas City, Missouri; Avon Lake, Ohio


Specifications As Tested

Model tested (MSRP): Ford Escape Limited 4WD ($25,330)
Standard equipment: air conditioning, leather seating, six-way power driver’s seat with manual lumbar control, AM/FM/cassette with in-dash six-CD changer and auxiliary jack, cruise control, power locks, illuminated remote keyless entry pad, automatic headlights, power mirrors, power windows with express down for driver’s window, auto-dim rearview mirror, center console with armrest, overhead storage console, message center with compass, dual illuminated visor mirrors, three accessory power outlets, privacy glass, electric rear window defroster, front fog lamps, 16-inch alloy wheels, floor mats
Options as tested (MSRP): Navigation system with seven-speaker Audiophile stereo and subwoofer ($2,395); Sirius Satellite Radio receiver ($195); Limited Luxury Package ($795) includes dual-zone automatic temperature control, heated side mirrors, heated front seats and reverse sensing system; Cargo Convenience Group ($295) includes cargo cover and compartmentalized storage bin; Chrome Appearance Package ($195) includes chrome roof rack; 17-inch chromed allow wheels ($695); Trailer Tow Package ($345) includes Class II receiver hitch, wiring harness with four-pin connector, oil cooler
Destination charge: ($665)
Gas guzzler tax: N/A
Price as tested (MSRP): $30910
Layout: all-wheel drive
Engine: 3.0-liter dohc 24-valve V6
Horsepower (hp @ rpm): 200 @ 6000
Torque (lb.-ft. @ rpm): 193 @ 4850
Transmission: 4-speed automatic
EPA fuel economy, city/hwy: 17/22 mpg
Wheelbase: 103.1 in.
Length/width/height: 174.7/71.1/67.7 in.
Track, f/r: 61.1/61.4 in.
Turning circle: 36.7 ft.
Seating capacity: 5
Head/hip/leg room, f: 40.4/53.3/41.6 in.
Head/hip/leg room, m: N/A
Head/hip/leg room, r: 39.3/49..1/35.6 in.
Cargo volume: 66.3 cu. ft.
Payload: N/A
Towing capacity: 3500
Suspension, f: independent MacPherson strut, anti-roll bar
Suspension, r: independent multi-link, coil springs
Ground clearance: 8.1 in.
Curb weight: 3522 lbs.
Tires: P225/65R17
Brakes, f/r: vented disc/drum with four-channel ABS
Fuel capacity: 16.5 gal.

© 2008 NewCarTestDrive.com

También podría gustarte